Ir a contenido

ALERTA SANITARIA

Retirada en Catalunya una partida de huevos en polvo contaminados

El lote, de 50 kilos, no ha llegado a comercializarse

Manuel Vilaseró / Madrid

Análisis de huevos contaminados.

Análisis de huevos contaminados. / AFP/PIROSCHKA VAN DE WOUW

La Agencia Española de Consumo, Seguridad Alimentaria y Nutrición (AECOSAN) ha ordenado la retirada en Catalunya de una partida de 50 kilos de huevos en polvo contaminados con fipronil procedentes de los Países Bajos que todavía no habían sido comercializados.

La agencia, a través del Sistema Coordinado de Intercambio Rápido de Información (SCIRI), ya ha comunicado esta decisión a las autoridades competentes de Catalunya, cuyos servicios de control han procedido a la localización de la totalidad de la partida, verificando que no se había utilizado y que, por tanto, no había entrado en la cadena alimentaria.

Primera partida en el País Vasco

Los huevos en polvo son utilizados en la elaboración de muchos alimentos preparados, postres y conservas. La organización de consumidores Facua ya advirtió del peligro de que la contaminación de fipronil llegara a España por esta vía más dificil de detectar y no pasaron muchos días hasta que apareció la primera partida en País Vasco.

El pasado 11 de agosto, se comunicó, a través del Sistema Europeo de Alerta Rápida para Alimentos y Piensos (RASFF), la distribución desde Francia de una partida de huevo líquido pasterizado destinada a un establecimiento ubicado en el País Vasco.  También en ese caso se actuó de forma "inmediata" y se inmovilizó el lote antes de entrar en algún proceso de fabricación. Con estas dos actuaciones, la de Catalunya y el País Vasco, se ha evitado que en España la distribución de huevos contaminados llegue a los consumidores.

Moderadamente peligroso

El fipronil es un producto no autorizado para su uso en animales de producción de alimentos, si bien, en este caso, ha sido utilizado para tratar la presencia de un ácaro denominado 'Dermanyssuss gallinae' en gallinas de puesta. El pesticida es empleado para matar piojos y pulgas pero está prohibido en animales que forman parte de la cadena alimentaria. La Organización Mundial de la Salud (OMS) califica su consumo de "moderadamente peligroso" y las autoridades sanitarias consideran el riesgo para la salud como mínimo. Para que produzca efectos hay que consumirlo en grandes cantidades. Los expertos señalan que en este caso puede producir vértigos, náuseas o vómitos, y en el peor de los casos, daños a hígado, tiroides y riñones.

El Sistema Europeo de Alerta Rápida ha comunicado a la AECOSAN que existe distribución de huevos, ovoproductos, productos procesados y carne de ave contaminados con fipronil en 19 estados miembros: Austria, Bélgica, Suiza, Republica Checa, Alemania, Dinamarca, Francia, Reino Unido, Hungría, Irlanda Italia, Luxemburgo Holanda, Polonia, Rumania, Suecia, Eslovenia y Eslovaquia. Asimismo también se ha informado de la distribución a terceros países, en concreto de huevos a Hong Kong, ovoproductos en el Líbano y de carne de ave a Liberia.

Holanda dió la primera alerta

La alerta por el uso del fipronil saltó a principios de agosto en toda Europa, cuando Holanda alertó contra el consumo de huevo por el uso de un pesticida y dejó miles de cajas retenidas en la frontera. Poco después, se sumaron otros seis países países europeos —Bélgica, Alemania, Suecia, Suiza, Francia y Reino Unido— a la alerta, y dijeron haber detectado la llegada de huevos procedentes de granjas donde se utilizó el producto.

0 Comentarios
cargando