Ir a contenido

ALERTA ALIMENTARIA

Detenidos dos holandeses por el escándalo de los huevos contaminados

Los sospechosos son administradores de una empresa de desinfecciones que habrían usado fipronil

Festival de la tortilla en Malmedy, en la frontera alemana este martes.

Festival de la tortilla en Malmedy, en la frontera alemana este martes. / AFP / JOHN THYS

Dos hombres han sido arrestados tras declarar este martes ante un tribunal holandés para declarar en torno a la investigación por la comercialización de huevos contaminados por el insecticida fipronil, que ha afectado a Europa en las últimas semanas.

Los dos hombres, identificados por la prensa holandesa como Martin van de B., de 31 años, y Mathijs IJ, de 24 años, administradores de una empresa de desinfecciones, han comparecido a puerta cerrada ante un juez de la ciudad de Zwolle, en el centro de los Países Bajos. 

"El juez ha decidido que había suficientes indicios para mantener detenidos a los dos hombres", según el tribunal de la provincia de Overijssel. El fiscal les acusa de haber utilizado el insecticida fipronil en las granjas avícolas holandesas y, con ello, haber puesto en peligro la sanidad pública puesto que se trata de un biocida prohibido.

Los dos hombres, administradores de la empresa Chickfriend, fueron detenidos el pasado jueves a raíz de registros en varias empresas en Países Bajos y Bélgica. 

Uso en gallineros

Los investigadores consideran que los sospechosos utilizaron este químico en los gallineros con gallinas ponedoras para luchar contra los parásitos, aunque no especificaron si conocían o no los peligros de esta sustancia.

Debido a que las investigaciones siguen en marcha, los dos detenidos permanecerán incomunicados y sus abogados se han negado a ofrecer más información de la situación del caso.

Los huevos contaminados con fipronil se han encontrado en 17 países europeos y en Hong Kong, aunque Francia teme que haya aún unidades a la venta.

Los daños a las granjas avícolas francesas se calculan por el momento en unos 150 millones de euros, según la patronal de los agricultores del sur de los Países Bajos, ZLTO. También se cuentan por decenas de millones de euros las pérdidas ocasionadas en los supermercados.

No apto para cadena alimentaria

El fipronil es un insecticida que se usa habitualmente para los animales de compañía contra los piojos, las pulgas y los ácaros pero cuyo uso está prohibido para animales destinados a la cadena alimentaria en Europa.

La Unión Europea insiste en el hecho de que no hay riesgo para la población aunque la Organización Mundial de la Salud sostiene que el fipronil puede ser peligroso en grandes cantidades para los riñones, el hígado y la tiroides.