Detienen el tren turístico de San Sebastián para protestar por el turismo

Las acciones impulsadas por las juventudes de Sortu reciben la crítica del resto de partidos

El alcalde donostiarra tacha la acción de "lamentable" y afirma que si él fuera Otegi se lo "haría mirar"

Detienen el tren turístico de San Sebastián para protestar por el turismo
1
Se lee en minutos
Aitor Ubarretxena
Aitor Ubarretxena

Periodista

ver +

Un grupo de personas disfrazadas detuvo miércoles por la tarde el tren turístico de San Sebastián, lleno de familias que visitaban la ciudad, y pegó algunas pancartas en los vagones. Esta acción, la primera de estas características que se produce en Euskadi este verano, se suma a otras protestas protagonizadas en las últimas horas por Ernai, las juventudes de Sortu, para denunciar el actual modelo de turismo “salvaje”.

El alcalde de San Sebastián, Eneko Goia, ha calificado este incidente como “lamentable” y ha declarado que es "absolutamente contradictorio” con las afirmaciones del coordinador general de EH Bildu, Arnaldo Otegi, que la víspera había reclamado un debate “sosegado y razonado" sobre el modelo turístico. Para Goia, “lo único que están haciendo es tratar de hacer daño”. En alusión a la izquierda aberzale, ha asegurado que “histórica y desgraciadamente es lo único que saben hacer algunos”.

Dos manifestaciones

Noticias relacionadas

Ernai ha convocado dos manifestaciones para el próximo 17 de agosto; una en San Sebastián, en plena Semana Grande, y otra en la localidad vizcaína de Gernika. En las últimas horas han atacado con pintura la sede de la Agencia Vasca de Turismo, en Bilbao, y han protagonizado una contramanifestación en San Sebastián en un acto institucional de apoyo al sector turístico.

Como respuesta, el consejero de Turismo, el socialista Alfredo Retortillo, ha expresado que estas acciones son “hostiles y xenófobas”, y una muestra de “intolerancia inadmisible”. Por su parte, Sortu ha acusado a PNVPSE PP de “poner la alfombra roja a la industria turística más salvaje” y ha denunciado que la afluencia de visitantes está provocando especulación inmobiliaria, el alza del precio de la vivienda y los alquileres y el incremento del coste de los artículos de consumo.