Ir a contenido

IBA A RECIBIR EL ALTA

Prisión para una auxiliar de enfermería por matar a una paciente octogenaria

Instalaciones del hospital Príncipe de Asturias de Alcalá de Henares.

Instalaciones del hospital Príncipe de Asturias de Alcalá de Henares.

Una auxiliar de enfermería del hospital público Príncipe de Asturias, en Alcalá de Henares, ha sido encarcelada en la prisión de mujeres de Alcalá-Meco acusada de haber matado a una paciente de 86 años que iba a recibir el alta, presuntamente inyectándole aire en las venas.

El suceso tuvo lugar el jueves de la semana pasada, aunque la detención de la trabajadora, Beatriz L.D. de 37 años, se produjo el sábado. El lunes siguiente la magistrada titular del Juzgado de Instrucción número 2 de Alcalá de Henares, en funciones de guardia, decretó su ingreso en prisión provisional comunicada.

La auxiliar está acusada de un delito de asesinato. Beatriz L.D. prestaba servicio en la planta de Medicina Interna del hospital Príncipe de Asturias, donde estaba ingresada la paciente de 86 años que falleció de forma súbita a pesar de que estaba a punto de recibir el alta. La autopsia reveló aire en las venas lo que llevó a los médicos a sospechar de un posible asesinato.

La Policía Nacional ya había investigado hace dos años a la misma auxiliar por otro fallecimiento en extrañas circunstancias, aunque no hallaron pruebas que indujeran a acusarla.  

La auxiliar había vuelto a incorporarse a su puesto hace solo tres meses, después de haber estado de baja un año y medio por una lesión en un brazo producida por un accidente laboral. Beatriz L. D. trabajaba en el hospital desde hace más de diez años y ocupaba una plaza de interina en el centro desde 2014.

Prestaba servicio en uno de los cuatro controles de Medicina Interna con que cuenta el hospital en las plantas 4 y 5, dedicadas en buena medida a funciones de geriatría, debido al perfil de la especialidad y de la población a la que atienden.

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, ha asegurado este jueves que se trata de "un caso aislado" que "no puede ni generar alarma ni poner en duda el magnífico sistema sanitario madrileño". La Policía investigaba desde "hace algunos meses" la situación en el Hospital Príncipe de Asturias de Alcalá de Henares por la "sospecha de que pudiera estar ocurriendo algo irregular", y pidió a la Comunidad de Madrid que se mantuviera "sigilosa", ha explicado Cifuentes.

En 2014, el Tribunal Supremo confirmó la pena de 127 años de cárcel impuesta a un celador (Joan Vila Dilmé) de la residencia geriátrica La Caritat, en Olot (Girona), por asesinar a once ancianos, a quienes suministró ácido cáustico, psicofármacos y otras sustancias para matarles. El celador declaró en el juicio que eran actos "compasivos" y solo quería "ayudar a morir" a los ancianos. 

0 Comentarios
cargando