Patrulla italiana buscará reforzar la soberanía de Libia, según Roma

2
Se lee en minutos

EFE

La misión italiana que patrullará las aguas libias para combatir a los traficantes de inmigrantes "no lesionará la soberanía de Libia", sino que tiene como objetivo reforzarla, dijo hoy la ministra de Defensa de Italia, Roberta Pinotti.

"Con la misión naval italiana en Libia no se perfila daño alguno a la soberanía libia. Nuestro objetivo, en todo caso, es reforzarla", declaró Pinotti en su comparecencia ante la comisión bicameral de Defensa y Exteriores del Parlamento.

Aseguró que esta iniciativa "responde a una estrategia global de reconstrucción de Libia y para que tenga su propia seguridad" y recordó que desde el inicio del conflicto, en 2011, Italia ha contribuido a mejorar la situación en el país magrebí.

Por ejemplo, las autoridades italianas han adiestrado desde octubre de 2015 a un centenar de oficiales y suboficiales de la Guardia Costera libia en naves de la misión comunitaria EUNavforMed y otros 30 militares de tierra en la isla griega de Creta y en Malta.

Italia también ha contribuido a la lucha contra el terrorismo y las milicias afines al grupo Estado Islámico a través de la asistencia a los heridos en sus hospitales militares y adiestrando a los libios en labores de desminado.

La ministra explicó que el pasado 23 de julio el primer ministro italiano, Paolo Gentiloni, recibió una carta del jefe del Gobierno de Unidad Nacional libio, apoyado por la ONU, Fayed al Serraj, en la que pedía "apoyo técnico y naval" para patrullar el Mediterráneo.

Pinotti avanzó que se responderá con "apoyo logístico, técnico y operativo a las unidades navales libias, acompañándolas en actividades conjuntas y coordinadas" frente a las costas de Trípoli y sus inmediaciones.

Para ello, Italia, una vez lo apruebe el Parlamento, enviará una nave para realizar un reconocimiento previo del área y posteriormente una serie de barcos, cuya cantidad no precisó, entre ellos uno encargado del transporte de la logística.

El envío de embarcaciones a aguas libias no supondrá gastos añadidos, pues están incluidas en el protocolo "Mare Sicuro" (mar seguro) de la Marina Militar, impulsado en marzo de 2015 para patrullar el Mediterráneo a raíz de la amenaza terrorista en Europa.

La ministra destacó que, en base al derecho internacional, en caso de un enfrentamiento con las mafias que trafican con seres humanos la defensa de los militares italianos "será lícita".

También compareció el titular de Exteriores, Angelino Alfano, quien indicó que "la petición libia de apoyo naval nace de un clima de absoluta confianza recíproca" y pidió a la comunidad internacional "unificar sus esfuerzos" por la pacificación de Libia.

Con el envío de buques militares a las aguas de Libia, Italia pretende combatir las redes de tráfico de personas que operan prácticamente de manera impune en sus costas y para controlar el flujo migratorio.

Noticias relacionadas

El 97 % de los 95.214 inmigrantes que han llegado en lo que va de año a puertos italianos tras ser rescatados en el mar procede de las costas de dicho país norteafricano.

Tras la exposición de los dos ministros, la Cámara de los Diputados (baja) examinará previsiblemente mañana la medida del Gobierno y se prevé que la vote ese mismo día.