Ir a contenido

Dos entidades denuncian agresiones de la policía a internos del CIE de Barcelona

Unos 50 compañeros iniciaron una huelga de hambre para protestar por los hechos

Concentración en el centro de la Zona Franca de Barcelona, el año pasado.

Concentración en el centro de la Zona Franca de Barcelona, el año pasado. / ÁLVARO MONGE

La plataforma ciudadana Tanquem els CIEs y el Centro para la Defensa de los Derechos Humanos Irídia han denunciado las agresiones que sufrieron dos internos a manos de policías en el Centro de Internamiento de Extranjeros (CIE) de la Zona Franca de Barcelona.

La denuncia, presentada el domingo ante el juzgado de guardia de Barcelona y que la plataforma ha difundido este lunes, describe un delito leve de lesiones, además de un delito contra la integridad moral por parte de un funcionario público, con los agravantes de "haber ejecutado los hechos por motivaciones racistas" y haber ejercido "un abuso de superioridad" desde la posición de funcionario.

Los hechos comenzaron, según la denuncia, el pasado miércoles cuando un policía agredió a un interno, de 19 años y origen argelino, lo que provocó que 50 internos iniciaran una huelga de hambre al día siguiente. A continuación, según la plataforma, otro interno fue llamado por uno de los jefes del cuerpo, que lo condujo a "un espacio sin cámaras de videovigilancia" acompañado de otros cuatro agentes y, después de gritar "muy fuerte en castellano", le propinó "un bofetón muy fuerte con la mano abierta en el lado izquierdo de la cara".

Imágenes de las cámaras de seguridad

Un compañero, que fue llamado por el mismo policía para traducir lo que decía el interno, habría confirmado los hechos. La plataforma ha explicado que a la mitad de los huelguistas, incluyendo compañeros que vieron cómo el policía se llevaba al agredido, han sido expulsados del centro.

El interno, explica Tanquem els CIEs, acudió al servicio sanitario del centro y presentó una queja al director, el cual "dijo que el agente le pediría perdón, pero de momento no lo ha hecho". Fuentes de la Policía Nacional han negado ambos hechos.

Los denunciantes han pedido al juzgado que suspenda cautelarmente la expulsión del agredido y de las personas que observaron el suceso. También han solicitado que se faciliten imágenes de las cámaras de seguridad, que un médico forense examine al agredido, y que el servicio sanitario del centro presente la documentación médica relacionada con el hecho denunciado. 

0 Comentarios
cargando