Ir a contenido

Catalunya multará con 2.000 euros a los coches de alquiler con conductor ilegales

Los coches tendrán que ir identificados y acreditar que operan con reserva previa

La Generalitat creará un registro electrónico antes de fin de año para regular el servicio

María Jesús Ibáñez / Barcelona

Cola de taxis y vehículos de alquiler con conductor (VTC) en el aeropuerto de El Prat, el pasado verano.

Cola de taxis y vehículos de alquiler con conductor (VTC) en el aeropuerto de El Prat, el pasado verano. / ALBERT BERTRAN

Hasta 1.000 euros de multa si han cargado al pasajero por la calle, sin una reserva previa, y otros 2.000 euros por no llevar un distintivo obligatorio en la parte inferior derecha del parabrisas. Son las sanciones a las que se expondrán en Catalunya los vehículos de alquiler con conductor (VTC), fundamentalmente de empresas como Uber y Cabify, que incumplan el decreto de ley sobre medidas urgentes para "ordenar los servicios de transporte de viajeros" que el ‘conseller' de Territori i Sostenibilitat, Josep Rull, presentará este martes al Consell Executiu de la Generalitat.

La normativa, anticipada el lunes por Rull a los integrantes del Consell del Taxi de Catalunya, también prevé que las licencias que se expidan a partir de ahora no puedan transmitirse a terceras personas antes de dos años, en la línea de lo anunciado hace unas semanas por el Ministerio de Fomento. El objetivo es impedir que quienes obtengan nuevas autorizaciones terminen especulando con ellas.

Solo en Catalunya, está prevista una cascada de 3.000 nuevas concesiones (10.000 en el conjunto de España) por orden judicial. "La mayor parte de esas 3.000 solicitudes que muy probablemente los tribunales van a conceder en breve, se encuentran en muy pocas manos", ha señalado el titular de Territori. "Hay una empresa, por ejemplo, que posiblemente obtendrá 800 licencias en este proceso, pero que no dispone de los medios para operarlas todas", ha agregado.

Registro electrónico

La imposición de sanciones en Catalunya se agilizará, ha subrayado Rull, con la creación de un registro electrónico en el que constará que el servicio que presta un vehículo ha sido efectivamente reservado con antelación.  "También se aplicará a los taxis convencionales que transportan pasajeros de un municipio a otro", ha dicho Rull, que ha reconocido que esta práctica acarrea, muchas veces, problemas en el sector. 

El 'conseller', que desconoce si será posible llegar a acuerdos con las plataformas de alquiler de coches con conductor (como las ya citadas Uber y Cabify) para compartir la información de sus reservas, ha precisado que el propósito de la Generalitat es que el registro electrónico esté ultimado "antes de finales de año”.

El decreto redactado por Territori i Sostenibilitat prevé, asimismo, que los VTC de otras comunidades autónomas que trabajen en Catalunya y excedan el límite legal de un 20% de servicios prestados en tres meses se exponen a sanciones de hasta 4.000 euros. 

La Generalitat, ha denunciado el 'conseller', ha decidido regular el sector, "en vista de la lentitud exasperante y la inacción" del Gobierno central en esta materia. 

Modernizar el taxi

"Esta nueva normativa vendrá acompañado, más adelante, con la puesta en marcha de medidas para la modernización del sector del taxi", ha agregado Rull. Entre otras posibilidades, ha apuntado, se encuentra la de fomentar el uso del taxi compartido, con la contratación por asiento y el cobro individual en momentos del día o temporadas en que se registre una falta de medios de transporte público, como por ejemplo en las noches, los festivos o en lugares como los aeropuertos.

"También se podría impulsar el taxi a la demanda, es decir, posibilitar precios pactados previamente entre usuario y conductor en trayectos interurbanos, siempre y cuando el precio resultante no sea superior al que resultaría de aplicar la tarifa vigente o los taxis ambientalmente limpios, con la incorporación progresiva de vehículos equipados con motores adaptados para funcionar con combustibles menos contaminantes", ha apuntado.