Ir a contenido

Informe Aequalis

La mitad de los gais ocultan su condición en el trabajo

Las personas del colectivo LGTBI denuncian que tienen miedo a sufrir discriminación

La Generalitat recuerda que las empresas deberian ser un lugar de confort y de garantía de derechos

Maria Girona / Barcelona

De izquierda a derecha: Maria Giralt, Sara Berbel, Mireia Mata, Juan Julià, Sílvia Casola y Margarita Alonso, en el Palau Robert.

De izquierda a derecha: Maria Giralt, Sara Berbel, Mireia Mata, Juan Julià, Sílvia Casola y Margarita Alonso, en el Palau Robert. / ELISENDA PONS

Alrededor del 50% de las personas de colectivos LGTBI (lesbianas, gais, transexuales, bisexuales e intersexuales) prefieren no desvelar su identidad sexual en el trabajo por miedo a la discriminación. Además, temen que su orientación e identidad sexual penalice su desarrollo profesional.

Este dato es el más significativo del informe Aequalis, el primer estudio español que recoge las mejores prácticas de diversidad LGTBI desarrolladas por las empresas y las instituciones durante el 2016 y que ha sido presentado en Barcelona este martes.

Entorno de trabajo seguro

La directora académica del documento, Margarita Alonso, ha subrayado que las empresas “deberían sumarse a crear un entorno de trabajo seguro”, y ha animado a las compañías a convertirse en agentes de cambio, un factor que “las hace mucho más atractivas para los consumidores, los trabajadores y para el nuevo talento”.

El informe señala que, al contrario de lo que sucede en las culturas anglosajonas, donde la inclusión social de este colectivo empieza en las grandes empresas, aquí se ha empezado por las leyes, se ha continuado por la sensibilización de la sociedad y se ha terminado con la inclusión en el mundo profesional.

Talento desaprovechado

Según la directora general de Igualtat de la Generalitat de Catalunya, Mireia Mata, el Govern trabaja desde hace mucho tiempo en políticas públicas a favor de los derechos LGTBI, apoyándose en leyes consideradas pioneras por estos colectivos. “Pero, una vez hecha la ley es cuando realmente empieza la faena”, ha advertido. “Pasamos mucho tiempo en el trabajo, por eso debe ser un lugar de confort, de seguridad y de garantía de derechos. Aunque esto es todavía una tarea pendiente”, ha lamentado Mata.

La directora general de Barcelona Activa, Sara Berbel, ha destacado que las empresas deben ponerse al día, no solo por una cuestión legal, sino también por “mejorar la gestión de la diversidad, un talento muchas veces desaprovechado por motivos de discriminación”.