Ir a contenido

Discriminación en un sector en auge

Videojuegos solo para ellas

El encuentro Gaming Ladies se celebrará el próximo jueves en Barcelona a pesar de las amenazas de boicot de usuarios masculinos

María García San Narciso / Madrid

Marina Amores, promotora del encuentro de videojuegos solo para chicas Gaming Ladies, que se celebrará en Barcelona el próximo jueves.

Marina Amores, promotora del encuentro de videojuegos solo para chicas Gaming Ladies, que se celebrará en Barcelona el próximo jueves. / RICARD CUGAT

Quisieron crear un espacio solo para mujeres, para sentirse cómodas compartiendo experiencias y hablando de una de sus grandes pasiones: los videojuegos. Pero lograron justo lo contrario. Decenas de usuarios – y unos cuantos 'trols'- se les echaron encima en las redes sociales hasta conseguir que la empresa patrocinadora, King –la misma que desarrolla el famoso juego Candy Crush-, retirase su colaboración. Lejos de echarse atrás, las organizadoras del Gaming Ladies siguieron apostando por este evento no mixto. El próximo jueves se celebrarán en el Auditorio Mediapro de Barcelona cuatro charlas, debates y 'networking'. Todo con perspectiva de género.

“Próximamente: evento exclusivo para alemanes, prohibido el acceso a judíos. Seguid así”. “Lamentable muestra de ‘hembrismo”. “Si voy travestido, igual me puedo colar”, son algunos de las respuestas que recibieron en Twitter junto a una propuestas de boicot impulsada por usuarios de la web Forocoches, en los que se repetía el término “feminazis”Estas reacciones les hicieron considerar aún con más fuerza que debían seguir adelante. “Tras el acoso recibido se hace indiscutible que necesitamos eventos así”, expresaba entonces en un comunicado su organizadora, Marina Amores.

La primera experiencia

No es la primera vez que lo hacen. La primera edición fue el pasado marzo, pero con una repercusión mucho más discreta. “No lo difundí públicamente por el miedo que tenía a lo que pasara, que al final pasó. Fuimos ocho chicas. Lo moví por entornos privados y casi nadie se enteró”, explica Amores. La experiencia fue tan buena que consideró que valía la pena hacerlo público.

Una de esas ponencias correrá a cargo de la traductora Judit Tur, especialista en la localización de videojuegos, el proceso por el cual este se adapta a una cultura distinta a la del original. Ella trabaja traduciendo –del inglés al castellano y el catalán- y revisando los textos que forman parte de los videojuegos. “En mi charla hablaré de las implicaciones de ser mujer en mi entorno laboral y de cómo, desde la lengua y la traducción, se puede contribuir a visibilizar y normalizar la imagen de la mujer en los videojuegos”, explica.

La polémica

Tur asiste regularmente a eventos mixtos en Barcelona, a los que piensa que acudirían más mujeres si se crease una comunidad femenina sólida. “Creo que los eventos no mixtos, por desgracia, aún son necesarios. No hay más que ver el interés que ha suscitado este entre las chicas”, dice. Personalmente espera que pronto dejen de tener sentido.

Algo parecido opina la ponente Inés Alcolea. “No tengo problemas para hablar en general de estas situaciones –de acoso–, pero hay algunas que, si necesitara explicarlas en detalle, no querría hacerlas de manera abierta porque no sé quién juzgará lo que digo, pueden pensar que exagero o, lo que es peor: no lo verá como un acoso sino como un cumplido o algo normal. Por eso creo que, por desgracia, es necesario que se hagan eventos no mixtos en su justa medida. Podemos compartir experiencias y ayudarnos unas a otras, además de reforzar el vínculo entre mujeres de la industria”, opina.

Discriminación

Ella hablará del acoso a las 'community manager' a través de preguntas que formuló a varias compañeras. “Por desgracia, descubrí más situaciones de discriminación de las que esperaba y, lo más triste de todo, es que muchas de ellas no lo identificaban como tal”, afirma.

Ninguna de ellas tiene miedo de lo que pueda pasar tras la amenaza de boicot. “Lo único que me da un poco de miedo es que se apunten tantas chicas que no quepan en el local”, expresa Tur. De momento ya han cubierto las 300 plazas tras pasarle el filtro “antitrol”. “Tengo un mensaje aquí delante de un tío que dice que se va a disfrazar de mujer para pasar por mujer transgénero”, explica Amores.