Ir a contenido

previsto para el lunes

Protesta por un macrovuelo de deportación de inmigrantes previsto para el lunes

Un centenar de activistas de Tanquem els CIE se concentran en Barcelona

Anna Josa / Barcelona

Un grupo de activistas de la plataforma Tanquem els CIE, en la protesta que han llevado a cabo este viernes.

Un grupo de activistas de la plataforma Tanquem els CIE, en la protesta que han llevado a cabo este viernes. / Anna Josa

“No más vuelos de deportación”, ha sido el grito que ha acompañado el acto de protesta promovido este viernes por la plataforma Tanquem els CIE delante la sede de B the travel Brand, una de las agencias de viaje contratadas por el Ministerio del Interior para llevar a cabo las repatriaciones. El motivo es un 'macrovuelo' de deportación de inmigrantes en situación irregular previsto para el próximo lunes con destino Guinea Conakry. El avión saldrá de Madrid y realizará una escala en Barcelona para recoger a personas de los CIE de ambas capitales, un total de 103 inmigrantes en situación irregular que serán devueltas a su país de origen.

La protesta se produce una semana después de que un grupo de pasajeros impidiera que un avión rumbo a Dakar despegara a su hora del aeropuerto barcelonés de El Prat, al negarse a tomar asiento en protesta por la expulsión de un senegalés que viajaba en la aeronave. El vuelo acabó partiendo horas más tarde.

Ainhoa Nadia Douhaibi, miembro de la campaña 'Stop Deportación', ha afirmado que la repatriación "es un desplazamiento forzado de una persona contra su propia voluntad". En esta campaña denuncian la "violencia física y simbólica que envuelve la política migratoria", puesto que los activistas de la plataforma aseguran que existen denuncias de tortura y hasta de muerte durante estas operaciones de expulsión. Además, el vuelo previsto para este lunes fue el motivo por el cual unas 60 personas encerradas en el CIE de Barcelona se declararon en huelga de hambre hace unos días.

Silencio de Interior

El Ministerio de Interior no ha querido dar ninguna explicación al respecto de esta cuestión alegando que “son cuestiones operativas y por tanto confidenciales”. Estas personas van a ser repatriadas en un vuelo fletado por Orbest, Evelop Airlines o Air Nostrum, las aerolíneas que configuran la flota con la que Interior formalizó el último contrato por el valor de 11,8 millones de euros para efectuar este tipo de vuelos no comerciales. 

Las deportaciones se amparan bajo el marco legal de la ley de extranjería española, y suponen una práctica institucional recurrente puesto que no se permite la estancia de más de 60 días en un centro de internamiento de extranjeros (CIE) a los inmigrantes que no tienen papeles. El total de repatriaciones de ciudadanos extranjeros que se efectuaron en 2016 -el último año del que se tienen datos-  contempla un total de 9241 deportados a sus países de origen. Esto se puede traducir en una media de 25 personas cada día del año.

Fronteras y seguridad

El pasado mes de junio, Blanca Garcés, experta en migraciones del CIDOB (Centro de Estudios Internacionales de Barcelona), recordó que “las fronteras siempre han sido límites” en una conferencia sobre refugiados organizada por el 'think tank' y la Revista 5W. Garcés también destacó el negocio que hacen las empresas de seguridad mediante la privatización y la externalización de las fronteras.

En un momento en que el debate sobre las fronteras y la seguridad está sobre la mesa en la mayoría de países, Garcés apuntó que “la manera más fácil y lógica para evitar los traficantes es facilitar las vías de entrada legales. Cuánto más altos son los muros, más traficantes se necesitan para cruzarlos”, insistió. 

Según datos del proyecto ‘Migrant Files’, el conjunto de estados miembro de la Unión Europea destinaron 11.300 millones de euros a políticas de expulsión entre los años 2000 y 2015. En el caso de España, el presupuesto dedicado a estas políticas entre el 2007 y el 2014 fue de 348 millones, lo que representa una media de 49 millones de euros al año.