Ir a contenido

La ley Mujica se hizo realidad

Las farmacias de Uruguay ya venden marihuana legalmente

Los turistas no pueden comprar la droga, que solo es para los habitantes del país

Una de las prioridades de la ley es la lucha contra el narcotráfico

ABEL GILBERT / BUENOS AIRES

Marihuana en un club canábico de Montevideo (Uruguay)

Marihuana en un club canábico de Montevideo (Uruguay) / RAUL MARTÍNEZ / EFE

“Hace menos de media hora que hemos abierto y ya hemos atendido a tres clientes”, explica Cecilia Escobar, empleada de la farmacia Pitágoras de la capital uruguaya. A las ocho y media de la mañana ha abierto las puertas de su establecimiento para vender, por primera vez, marihuana cultivada bajo control estatal, una hierba que será consumida con fines personales y de ocio.

Escobar explica que el pequeño sobre blanco y azul, los colores de la bandera nacional, contiene cinco gramos y cuesta 187 pesos (5,70 euros). “Tiene una fecha de caducidad de seis meses”, advierte la empleada. La marihuana se vende envasada en estado natural, sin moler ni prensar.

Algo parecido ocurrió en las farmacias Antártida, Cáceres y Tapie, de Montevideo, o en la farmacia La Cabina del departamento de Maldonado, donde se encuentra el selecto balneario internacional de Punta del Este. En Tacuarembó, el departamento en el que los uruguayos dicen que nació Carlos Gardel, la farmacia Bengochea también participó el el que muchos han considerado un día histórico.

PROYECTO EN COLA

Le ha tocado a la presidencia de Tabaré Vázquez hacer realidad un proyecto gestado durante el Gobierno de su antecesor, José Mujica, con el propósito de regular el mercado cannábico en el país más pequeño de Sudamérica, pero cuyas tradiciones liberales le dieron otra vez visibilidad internacional

Uruguay, que en 1918 separó al Estado de las instituciones religiosas, diseñó una estrategia inédita de combate contra el narcotráfico. La ley aprobada en el 2013, tras muchas idas y venidas, facilitó el cultivo personal de hasta seis plantas y autorizó la existencia de los clubes cannábicos.

NO TODOS PUEDEN

Todos aquellos que este 19 de julio pretendían comprar marihuana en alguna de las 16 farmacias habilitadas en 11 zonas del país de 3,4 millones de habitantes, tenían que haberse registrado previamente. En total lo hicieron casi 5.000 ciudadanos que, a partir de ahora, podrán adquirir hasta 40 gramos semanalesLos turistas, que quizá imaginaban la posibilidad de visitar un “paraíso verde”, no podrán comprarla. Tan solo los residentes en Uruguay podrán hacerlo.  

Ahora, en las farmacias se pueden conseguir las variedades Alfa I y Beta I de la planta, ambas con un 2% de THC. La clasificación se lleva a cabo de acuerdo con sus efectos. Según las autoridades, a la primera, de variedad índica, se le atribuyen efectos psicoactivos que se manifiestan a nivel físico". La segunda variedad, dicen los 7000 autocultivadores y los 63 clubes cannábicos, afecta más a nivel cerebral.

UN ASUNTO POLÍTICO

El Gobierno intentó sin suerte que esta droga, producida por dos compañías privadas que ganaron la licitación, se vendiera en las principales cadenas de farmacias, ya que, por ahora, solamente se vende en farmacias pequeñas. No ha quedado claro si la negativa se debió a razones comerciales o por el mismo desencanto del presidente Vázquez con la ley que debió promulgar.

De hecho, una encuesta realizada por Equipos Consultores ha revelado que el 62% de los uruguayos, especialmente de las zonas del interior, no está de acuerdo con la regulación de la marihuana.

GOLPE AL NARCOTRÁFICO

Los que siempre han defendido el consumo legal pueden respaldarse en un revelador estudio elaborado por Monitor Cannabis, perteneciente a la estatal Facultad de Ciencias Sociales, que demostró que, en Uruguay, se consumen anualmente unas 34,5 toneladas de marihuana.

El mercado de esta droga tiene un volumen de 45 millones de dólares en el país, si se toma como referencia su valor de venta en farmacias. La cosecha anual de marihuana legal sería de 5,8 toneladas, y de un valor de unos 7,6 millones de dólares, en el caso de que los autocultivadores y clubes produjeran los máximos fijados por la ley.

Esas 5,8 toneladas equivalen al 17% del total anual de lo que se venía consumiendo como media de manera ilegal. “El golpe al narcotráfico era una de las prioridades de la ley y eso se puede medir en dinero”, ha dicho el sociólogo Sebastián Aguiar.