Ir a contenido

HUELGA CONTROVERTIDA

Atasco para sacarse el carnet de conducir

Los examinadores denuncian que las plazas liberadas por jubilación no se ocupan

Asextra sospecha que haya interés en dejar languidecer el sector para privatizarlo

Víctor Vargas Llamas

Protesta de autoescuelas en Barcelona, el pasado julio.

Protesta de autoescuelas en Barcelona, el pasado julio. / ACN / LUCIA BLANCO

El lastre que condiciona la realidad del cuerpo de examinadores y, por ende, de las autoescuelas españolas, no se ha precipitado en los últimos meses, por más que sea cuando ha captado el interés de la opinión pública, sino que lleva seis años de lenta maduración. Los mismos en los que no se han renovado las plazas vacantes por jubilación en este destino dependiente de la Dirección General de Tráfico (DGT) y del Ministerio del Interior, como ha recordado el presidente de la Federació d'Autoescoles de Catalunya (FAC), Raül Viladrich, en su comparecencia ante la comisión de Interior del Parlament.

La situación se agrava por la decisión de Tráfico de reducir de 16 a 13 el máximo de alumnos que un examinador puede calificar al día, cumpliendo con la normativa europea, e incrementando el periodo requerido para que los alumnos puedan poner a prueba su pericia al volante. Dos serias dificultades que combinadas explican en buena medida el colapso del sector, consolidando la percepción de la plantilla "de afrontar una responsabilidad inasumible ante los recursos disponibles", como destaca Gustavo Palma, delegado en Catalunya de la Asociación de Examinadores de Tráfico (Asextra). 

La normativa europea obliga a bajar de 16 a 13 los examinados, aumentando la espera

"Sufrimos una acuciante falta de personal y es preciso planificar mejor los recursos disponibles. Apenas hay una diferencia de 50 euros en las retribuciones de los funcionarios que pasan la jornada laboral en el despacho y los que pasamos la vida tirados en la calle, sin lavabo, pasando calor, frío, mojándote con la lluvia. Por eso nadie se quiere formar como examinador, y así seguirá mientras no hayan incentivos que lo justifiquen", destaca el examinador. 

ALTO SEGUIMIENTO

Palma remonta el origen del meollo incluso más atrás que la FAC, al recordar que en el 2007 "una parte del personal adminsitrativo de la Administración general vio aumentados sus emolumentos gracias a un complemento específico", mientras a los cuerpos más específicos se les aseguró que lo incorporarían "un año más tarde". "Pero llegó la crisis, y los recortes, y nada de eso se ha cumplido", apostilla. 

Ni se ha cumplido ni se prevé una solución en breve, según Asextra, que denuncia la "manipulación" de Interior al anunciar 500 nuevas plazas de examinador antes de que acabe el año. "De ese medio millar, 430 pertenecen a promociones para subir de la categoría C-2 [que cobra unos 1.250 euros netos, sin comeplementos ni antigüedad] a la C-1, que se embolsan 110 euros brutos más al mes", dice Palma. Así,  "solo entran 70 personas nuevas", y eso "debe contextualizarse en el centenar" que Asextra calcula que se jubilan en toda España entre este año y el que viene. 

El colectivo sostiene que el apoyo al paro es del 80% de media y del 92% en Barcelona

Palma apela a ese contexto adverso para fundamentar el seguimiento de en torno al 79% de la huelga en el conjunto de España, un porcentaje que se eleva sensiblemente en Catalunya, "rondando el 90%", y en Barcelona, "con cerca del 92%" . Y advierte de que espera que todo este "desgaste" no sea una treta de la Administración para dejar languidecer el servicio y abrir la puerta a su "privatización", un extremo que "repèrcutiría sensiblemente en la calidad de su servicio".

Tráfico recurrirá a militares

La Dirección General de Tráfico ha anunciado su intención de recurrir a una treintena de militares para cubrir las necesidades del sector, como ha expuesto el director de la entidad, Gregorio Serrano, en la comisión de Seguridad Vial del Congreso. Serrano ha cifrado en 150.000 los exámenes que se han perdido hasta el momento como consecuencia de los paros.

Ante las críticas de la oposición, Serrano ha negado el incumplimiento de Tráfico de un presunto acuerdo con los examinadores a la conclusión de una huelga que se registró en el 2015, “porque la DGT no tiene competencia para hacerlo”, pero ha subrayado que ha trasladado a Hacienda la propuesta de incorporar la subida salarial “en reiteradas ocasiones”. El dirigente ha asegurado que los huelguistas le dijeron que no les llame más si no es para atender a sus demandas.

0 Comentarios
cargando