Ir a contenido

UN ESCAPE EN EL HABITÁCULO DEL MANTENIMIENTO

Intoxicadas 17 personas por inhalación de cloro en una piscina privada en Móstoles

La causa ha sido la mezcla por error de lejía y aguafuerte

Entre los afectados se encuentran niños, mayores y trabajadores

Un socorrista de piscina.

Un socorrista de piscina. / ALEJANDRO GARCIA (EFE)

Un total de 17 personas han resultado intoxicadas este martes por inhalación de cloro en un escape producido en el habitáculo de mantenimiento de una piscina de una urbanización de Móstoles (Madrid). 

Los servicios de emergencia recibieron un aviso a las 17.23 horas en el que informaban de varios casos de irritación respiratoria, picor de garganta en una piscina situada en la calle Montecarlo de Móstoles.

Los primeros en llegar al lugar de los hechos ha sido la Policía Local, que ha desalojado a todos los usuarios del recinto. Hasta el lugar también se han trasladado diez dotaciones diferentes del Summa, que han atendido a 17 personas, entre mayores, niños, trabajadores y usuarios de la piscina.

De ellas, han derivado a diez a diferentes hospitales. Concretamente, tres varones, de 39, 49 y 8 años respectivamente, han acabado en el Rey Juan Carlos de Móstoles. Al Hospital Universitario de Móstoles han sido trasladados una mujer de 49 años y un bebé de 15 meses.

Por otra parte, un niño de 10 años y una niña de la misma edad han sido llevados el ambulancia al Hospital Fundación de Alcorcón, mientras que una mujer de 35 años, una niña de 6 y una mujer de 41 han ingresado en el hospital de Fuenlabrada.

Una dotación del parque de Bomberos del Ayuntamiento de Móstoles también se ha acercado a la piscina y tras observar lo ocurrido ha pedido ayuda al Cuerpo regional de Bomberos, que ha desplazado un camión NBQ, (Nuclear Biológico Quimico) un vehículo especializado para actuar en casos de escapes radioactivos, bacteriológicos y químicos; así como una bomba de los Bomberos y un coche de Jefatura.

La causa del escape de cloro ha sido la mezcla por error de hipoclorito sódico (lejía) y ácido clorhídrico (aguafuerte) en el habitáculo de mantenimiento de la piscina.

Los bomberos han metido el bidón donde se efectuó la mezcla en una especie de contenedor para poder trasladarlo a un lugar seguro y poder tratarlo adecuadamente.

Este accidente es similar al que se produjo el 14 de agosto de 2008 en una piscina de San Sebastián de los Reyes. La socorrista, conocida por confesar que "la había liado parda", mezcló accidentalmente los dos productos y provocó también una nube tóxica. En aquella ocasión no hubo que lamentar heridos.

0 Comentarios
cargando