29 nov 2020

Ir a contenido

TRAGEDIA EN HUESCA

Naiara, la niña asesinada en Sabiñánigo, fue torturada durante 12 horas

Los servicios sociales han retirado a la abuela la custodia de sus otras dos nietas

Concentración de repulsa, ayer, en Sabiñánigo, a la que asistió el obispo de Huesca, Julián Ruiz.

Concentración de repulsa, ayer, en Sabiñánigo, a la que asistió el obispo de Huesca, Julián Ruiz. / EFE / JAVIER BLASCO

Naiara, la niña de ocho años asesinada en Sabiñánigo (Huesca) por su tío, fue objeto de torturas diversas a lo largo de 12 horas antes de que su agresor solicitara la ayuda de los servicios médicos de emergencias.

Según han informado a Efe fuente judiciales, la niña, en el momento de ser atendida por los equipos sanitarios, el pasado jueves, presentaba contusiones diversas por todo el cuerpo, señales de haber estado maniatada y fuertes golpes en la cabeza. También mostraba signos de haber sido obligada a estar de rodillas sobre pequeñas piedras para incrementar el dolor sufrido.

Todas estas lesiones, incluida una posible rotura de bazo, obligaron al traslado inmediato de la niña al Hospital Miguel Servet de Zaragoza, donde murió el viernes, día 7, a causa de la gravedad de algunas de sus heridas.

SUPUESTA CAÍDA

La importancia y características de las lesiones llevaron a los especialistas a poner en cuestión de forma inmediata la versión del presunto agresor, que relató que la pequeña se había caído por una escalera, y a denunciar que ésta podía haber recibido una brutal paliza.

Las investigaciones tras su muerte apuntan a que la niña fue objeto de todo tipo de torturas entre las tres de la madrugada y las tres de la tarde del pasado jueves, momento en que el sospechoso requirió la presencia de las emergencias médicas.

OTRAS DOS NIÑAS

Su testimonio inicial quedó desvirtuado tanto por la gravedad de las lesiones como por el testimonio de sus otras dos sobrinas -con las que la pequeña convivía en la casa de su abuela, encargada de la custodia de las tres-, que narraron a la juez instructora del caso que su tío "tenía manía" a la niña y que por esta razón la maltrataba de forma brutal.

El propio detenido confesó finalmente ante la instructora ser el responsable de las atrocidades sufridas por Naiara, tanto en esta ocasión como en otras anteriores.

Las fuentes citadas han explicado que incluso los responsables de la investigación se vieron "profundamente afectados" a medida que conocían las torturas a las que era sometida la niña como castigo por su tío, al que tachan de "bestia humana".

CASTIGO POR NO ESTUDIAR

Los datos aportados al juzgado revelan que la menor había sido enviada desde Zaragoza a Sabiñánigo por el actual compañero sentimental de su madre, una mujer de origen argentino que tenía dos hijas, entre ellas Naiara, en el momento de casarse y que tuvo otras dos con su actual pareja.

Al parecer, el padrastro había mandado a la niña con su madre y con su hermano como castigo por "negarse a estudiar".

Las fuentes citadas han explicado que tanto el padrastro como la abuela, que se encargaba de la custodia de Naiara y de otras dos de sus nietas, "no veían mal" los castigos que se le infligían a la niña.

RETIRADA DE CUSTODIA

Por esta razón, y a instancias de la fiscalía, los servicios sociales del Gobierno aragonés han retirado a la abuela la custodia de sus dos nietas, a la espera de conocer el resultado de la investigación.

Según las fuentes referidas, el perfil del detenido, encarcelado desde el pasado sábado en la prisión de Zuera (Zaragoza), es el de una persona que se crió en un entorno de malos tratos y que ve con "normalidad" los castigos físicos como forma de educar, una visión que compartirían tanto su hermano como su madre.

El padre de Naiara, Manuel Briones, manifestó ayer su deseo de viajar a España desde Chile para hacerse cargo del cuerpo de la niña y solicitar su repatriación.