Ir a contenido

IVET CANO

"Si no logro un 10 siento que no saco lo mejor de mí"

Esta alumna de Girona cursará Publicidad y Relaciones Públicas y en sus ratos libres estudia coreano

TERESA PÉREZ / BARCELONA

Ivet Cano en un aula del instituto, ayer en Girona.

Ivet Cano en un aula del instituto, ayer en Girona. / JOAN CASTRO / ICONNA

Ivet Cano Boada siempre ha sido una alumna 10. Esa, además, ha sido la nota que ha obtenido de media en el bachillerato social que ha cursado este año en el instituto Santiago Sobrequés i Vidal de Girona. En el examen de selectividad se ha quedado en puertas, a solo dos décimas de la excelencia máxima. Ella, Mònica, Maria y Anna han sido las cuatro mujeres que han obtenido la misma nota: 9,8 en las pruebas de acceso.

Esta calificación le ha abierto a Ivet de par en par en Barcelona las puertas de la carrera de Publicidad y Relaciones Públicas en la Universitat Pompeu Fabra. Sonia, la madre, se deshace en elogios hacia su única hija mientras espera que llegue a su casa de Girona tras las múltiples entrevistas que ha hecho con los medios de comunicación para explicar el éxito académico. ”Es muy lista, pero también muy trabajadora. Los profesores me han dicho que es una chica 10 en aplicada y como persona”, explica la madre, quien piensa regalarle un viaje como premio.

CULTURA COREANA

Ivet se define a sí misma como una persona “muy perfeccionista. Si no logro un 10 siento que no saco lo mejor de mi”, dice. Reconoce que nunca en su casa ha escuchado la letanía de “¡vete a tu cuarto a estudiar!”. Más bien todo lo contrario. “Mi madre siempre me ha dicho: ‘Relájate, si no acabas hoy lo haces mañana’".

La adolescente es una lumbrera para los idiomas. Además de hablar castellano, catalán e inglés, ahora está estudiando alemán y le está hincando el diente al coreano. Comenzó a interesarse por esta lengua porque tiene una grafía diferente. “La estoy estudiando por internet”, aclara. Una amiga la introdujo en la música del país y, a partir de ahí, comenzó a introducirse por los vericuetos de esa cultura. "Me gustaría mucho ir a Corea", apunta. Le gusta la lectura, toca la guitarra y le agrada pasar el rato con sus "sobrinos pequeños", describe. 

0 Comentarios
cargando