Ir a contenido

IRREGULARIDADES EN RESIDENCIAS

La Generalitat suspende la gestión de Ingesan-Asproseat en una residencia de Barcelona

A las graves irregularidades detectadas hace un mes se ha sumado un brote de sarna

Familiares y afectados de cinco residencias públicas de ancianos protestan frente a la Generalitat el 15 de junio de 2017.

Familiares y afectados de cinco residencias públicas de ancianos protestan frente a la Generalitat el 15 de junio de 2017. / ALBERT BERTRAN

La Conselleria de Treball, Afers Socials i Famílies ha abierto un expediente sancionador y ha suspendido cautelarmente la actividad de la gestora Ingesan-Asproseat, filial de la constructora OHL, en la residencia de ancianos Molí-Via Favència de Barcelona. La decisión se ha tomado ante las graves irregularidades detectadas hace un mes por el Servei d’Inspecció, relacionadas con la gestión de los medicamentos, de las comidas y de la higiene que todavía no han sido solventadas.

Además, hace dos días se detectó un brote de sarna que ha afectado ya a tres usuarios y a tres trabajadores y que el departamento ha corroborado este miércoles en una visita de inspección rutinaria.

El departamento de Dolors Bassa ha iniciado las gestiones para que se haga cargo de la gestión de esta residencia la empresa mejor valorada de acuerdo con la ley de contratación correspondiente, que asumirá la plantilla de la residencia, un equipamiento de 100 plazas que gestionaba Ingesan-Asproseat desde 2016, cuando ganó el concurso.

Tal y como avanzó este diario hace varias semanas, algunos familiares de ancianos residentes denunciaron diversas irregularidades como el deterioro y la falta de personal en cuatro residencias más de la misma empresa. Entre las cinco atienden a unos 500 usuarios. Ya entonces, iniciaron movilizaciones y una recogida de firmas.

El Ayuntamiento de Barcelona pidió este lunes a la Generalitat un nuevo concurso público antes de que terminara el año para "poner fin a la preocupante situación" de las cinco residencias, con nuevas condiciones laborales y una mejora de las ratios de personal en los centros.

La teniente de alcalde de Derechos Sociales, Laia Ortiz, se reunió con los familiares de usuarios de los cinco centros, organizados en la plataforma Sos Gent Gran Barcelona-Viure amb Dignitat, que se quejaron de la atención que recibían los residentes.

En Barcelona existen 5.208 plazas públicas de residencias y 1.486 de centros de día para una población de casi 350.000 personas de más de 65 años. La ratio de plazas por habitantes está por debajo de la fijada por la Generalitat para el periodo entre 2008 y 2012.

Además, la Federación de Sanidad de CCOO Catalunya expresó este mismo lunes su apoyo a las familias, y aseguró que "este sector se ha convertido en estos años para muchas empresas en un nicho de negocio".

"Las trabajadoras están sometidas a una gran presión de la sociedad en general, tanto física como psíquica, dada la falta de tiempo del que disponen", aseguró el sindicato, que exigió en un comunicado que el dinero público fuera gestionado directamente por la administración.

El Síndic de Greuges de Catalunya, Rafael Ribó, expresó este martes que había diversas actuaciones abiertas desde hace varios meses para investigar las condiciones y el servicio prestado en diversos centros residenciales. Ribó aseguró también que las quejas se estaban tramitando. Estas actuaciones se pusieron en marcha como respuesta a diversas quejas por parte de familiares y amigos de varios usuarios.

0 Comentarios
cargando