Ir a contenido

El alcalde de Les exige que el oso Goiat sea devuelto a Eslovenia

Al animal, liberado en el Pirineo en el 2016, se le atribuyen las muertes de 15 ovejas, un potro y dos yeguas esta primavera

Imagen de Goiat, el día que fue liberado en el Pirineo, en junio del 2016.

Imagen de Goiat, el día que fue liberado en el Pirineo, en junio del 2016. / DEPARTAMENT DE TERRITORI

El alcalde de Les, Emili Medan, ha exigido este martes que se devuelva a Eslovenia, el lugar del que es oriundo, al oso Goiat, que en los últimos tiempos ha prodigado los ataques a rebaños del Vall d'Aran. Medan considera que se trata de un animal '' agresivo y peligroso'' y advierte de que un día '' hará daño a alguien''. Al macho, que fue liberado el año pasado en las montañas pirenaicas, se le atribuyen las muertes, desde mediados de marzo de un total 15 ovejas, un potro y dos yeguas. Ha atacado también dos enjambres de abejas.

El alcalde de Les ha explicado que el protocolo del programa 'Piros Life', que se puso en marcha para introducir en la zona un oso macho alternativo al dominante Pyros, ya prevé una posible retirada del animal liberado en caso de ser necesario y pide que así se haga. Medan no entiende por qué los responsables del proyecto están tardando tanto en tomar esta decisión y espera que no tenga que producirse ningún accidente grave para hacer el traslado.

UN COLLAR EMISOR

El oso está permanentemente controlado gracias al collar emisor que se le colocó antes de ser liberado y que permite al equipo de seguimiento conocer los movimientos, hábitos y costumbres del animal. A raíz de los ataques de esta primavera, se ha acordado realizar un seguimiento más intensivo del animal (dado que los datos del GPS llegan con horas de diferencia) para poder constatar con el menor tiempo posible si se han producido nuevos ataques y de esta forma poder aplicar medidas correctoras.

También se ha acordado recopilar la información disponible para analizar las circunstancias de cada uno de los ataques incluyendo aquellos realizados en Francia, para evaluar con mayor precisión la conducta de Goiat. El ejemplar, que tiene una edad aproximada de 11 años y pesa unos 200 kilos, fue liberado con el objetivo de solucionar el problema de la consanguinidad en la población de osos del Pirineo, donde la mayoría de los que han nacido en los últimos años son hijos o nietos de Pyros.

El mismo equipo de seguimiento ha confirmado este martes que el último ataque a rebaños registrado el pasado fin de semana entre Baquèira y Orri no fue cometido por Goiat, al que el collar localizador situaba en otro lugar.