11 ago 2020

Ir a contenido

CATÁSTROFE AMBIENTAL

Una venganza entre cuñados pudo originar el fuego de Seseña

La Guardia Civil cree que un empresario, que fue detenido, quemó el vertedero para frustrar un negocio

El vertedero ilegal de neumáticos de Seseña, en Madrid, tras el incendio.

El vertedero ilegal de neumáticos de Seseña, en Madrid, tras el incendio. / ISMAEL HERRERO / EFE

La Guardia Civil considera que una "venganza" entre cuñados por motivos económicos pudo desencadenar el incendio que arrasó el vertedero de neumáticos de Seseña (Toledo) en mayo del 2016. Así lo señalan los investigadores en un informe remitido al Juzgado de Valdemoro (Madrid) que lleva el caso. En el documento, que este martes ha adelantado 'El País', se señala como posible autor del fuego a Javier M.P., el hombre detenido el pasado 26 de mayo y que posteriormente fue puesto en libertad sin medidas cautelares, aunque en calidad de investigado. La Fiscalía de Madrid expuso entonces que no apreciaba ningún indicio de delito en el detenido.

No obstante, la Guardia Civil discrepa y se apoya en dos indicios: la inusual presencia del investigado en la zona del incendio poco antes de que comenzase el fuego y su posible interés en perjudicar a su cuñado, con quien se había enemistado por cuestiones económicas precisamente relacionadas con la gestión de neumáticos.

"Despecho o venganza", son los motivos que encuentran los agentes del Seprona, que recuerdan que el investigado gestionaba, a través de la empresa Innovaciones Neumáticas y Recuperaciones El Puente de Guadiana, otro cementerio de neumáticos en Argamasilla de Alba (Ciudad Real) que surtía neumáticos a la sociedad de su hermana y de su cuñado.

Un fuego que duró 20 días y que llenó la zona de contaminantes

El incendio de Seseña (Toledo) se declaró el 13 de mayo del 2016 en una parcela situada junto a la urbanización construida por el empresario El Pocero. En ese siniestro se quemaron unas 88.000 toneladas de neumáticos de las 100.000 que se habían ido acumulando en este cementerio ilegal desde finales de la década de los años 90 del siglo pasado. El fuego tardó 20 días en extinguirse.

Tras el incendio, los análisis practicados en la zona revelaron que se registraban niveles muy altos de contaminantes con sustancias cancerígenas, especialmente de un hidrocarburo aromático policíclico denominado benzo(a)pireno,que está clasificado como un carcinógeno de tipo 1 (el más alto) para los humanos, según la Agencia Internacional de Investigación sobre el Cáncer, dependiente de la OMS.

El ahora imputado reclamaba a su cuñado 200.000 euros por dejar de hacerse cargo de las ruedas y el conflicto acarreó incluso el despido por parte de su familiar de otro hermano de Javier M.P., que denunció haber sido agredido.

PROYECTO

En ese contexto, la Administración ideó un método para convertir los neumáticos usados en combustible. Para ello, la empresa pública Emgrisa había diseñado un proyecto de compra pública para la Junta de Castilla-La Mancha, que se encontraba buscando financiación europea y debía modificar su plan de residuos para adaptarlo a esa nueva práctica.

El 10 de mayo del 2016 (tres días antes del incendio), Emgrisa envió una planificación de actuaciones y un presupuesto. Se da la circunstancia de que hay pocas empresas con capacidad para acometer ese tipo de proyectos, entre ellas una "con bastantes posibilidades para la adjudicación": "Recycled Garbage System 2 SL", empresa del cuñado del imputado.

ESTABA EN LA ZONA

El informe del Seprona deja claro que el incendio fue intencionado (tenía tres focos) y que el acusado estaba en la zona sin motivo aparente en las horas anteriores al comienzo del fuego (al menos entre las 20.46 y las 22.18).

No hizo llamadas durante ese tiempo, que los agentes recuerdan que tampoco coincide con el horario comercial o de negocios. Y durante todo el tiempo en el que se han analizado sus movimientos a través de su teléfono no hubo más paradas de esas características ni en sus desplazamientos de Tomelloso a Madrid ni en los retornos.

Los investigadores destacan la "muy precaria" situación económica del sospechoso, con varios expedientes sancionadores en marcha, precintado, deudas y denuncias, situación de la que culpaba a su cuñado.

Al tiempo, veía que aquel se podía beneficiar de un negocio que le podía favorecer económicamente, de modo que el Seprona aprecia "indicios" de que pudo causar el incendio "por despecho o venganza".

"NADA CONCLUYENTE"

El abogado de Javier M.P., Jesús Mandri, entiende que "no hay nada concluyente en el informe del Seprona" e insiste que su cliente "ni ha sido el autor del incendio ni ha dado instrucciones a nadie" al respecto. En declaraciones a Efe, el letrado considera que su defendido" no tiene ninguna conexión con estos hechos", como ya dijo cuando declaró en el juzgado.

El incendio quemó durante una semana unas 88.000 toneladas de ruedas de las 100.000 que se habían ido acumulando en este cementerio ilegal desde finales de la década de los 90. 

La Guardia Civil, que desde el primer momento dio por hecho que el incendio fue intencionado, centró sus indagaciones en los empresarios y transportistas relacionados con el vertedero.