Ir a contenido

TRADICIÓN

La pirotecnia de Sant Joan en Catalunya se vende en 1.299 puntos

Los oftalmólogos recuerdan el peligro de los petardos para los ojos

La pirotecnia de Sant Joan en Catalunya se vende en 1.299 puntos

FERRAN NADEU

Un total de 1.299 establecimientos, entre casetas y locales, venderán artículos pirotécnicos en Catalunya durante la campaña 'Verbenas de Sant Joan 2017', ha informado este lunes la Delegación del Gobierno en Catalunya en un comunicado.

La mayoría de puntos de venta se concentran en la provincia de Barcelona, con 872 en total, mientras que en Tarragona habrá 170, en Girona 168 y en Lleida 89.

Los artículos pirotécnicos que se venderán están clasificados en cuatro categorías, según su peligrosidad y la edad mínima de adquisición, y los locales de venta deben estar autorizados por la Delegación del Gobierno en Catalunya y pasar una inspección de la Guardia Civil.

También ha informado de que se han autorizado 301 espectáculos de fuegos artificiales en Catalunya y 314 eventos de 'trabucaires', aunque estas cifras se refieren a la campaña de todo el año.

Asimismo, este año la Delegación del Gobierno ha autorizado 65 eventos de 'Diables y Correfocs' con más de 50 kilos de pólvora y que ha notificado 518 con menos de 50 kilos.

CAMPAÑA DE PREVENCIÓN

En el marco de la antesala de la verbena, farmacias, ópticas y puntos de venta de pirotecnia reparten esta semana 12.000 folletos editados por la Fundación IMO bajo el lema "¡En la verbena hay que andar con ojo!", con recomendaciones para proteger los ojos de los efectos del material pirotécnico.

La Fundación IMO ha editado, por séptimo año consecutivo, un decálogo de consejos de prevención a tener en cuenta a la hora de manipular material pirotécnico, así como recomendaciones sobre los primeros auxilios básicos en caso de accidente.

La campaña advierte de que el material pirotécnico puede causar multitud de lesiones oculares provocadas por el mal uso de los petardos o fuegos artificiales. También recomienda extremar estas medidas en presencia de los menores, supervisando la compra de productos pirotécnicos en centros autorizados y su uso, siempre bajo el control de un adulto.

Temas: Sant Joan