Antoni Mas Samora: "Usted no sabe quién soy yo"

Arisco, seco y misógino, este empresario de 64 años tiene numerosos antecedentes policiales por estafa

Llegó a la producción de grandes actuaciones musicales a partir de los campeonatos de bailes de salón

Antoni Mas Samora.

Antoni Mas Samora. / PERE FERRE / DIARI DE TARRAGONA

4
Se lee en minutos
GUILLEM SÀNCHEZ / CARMEN JANÉ / BARCELONA

Usted no sabe quién soy yo”. La frase se la soltó Antoni Mas Samora a un vecino, en mitad de una discusión absurda que trató de vencer -sin razón- tirando de repertorio macarra. Dejó más perlas: "Conozco a gente muy poderosa" y "ten cuidado con tu mujer". El vecino aceptó el reto y se propuso averiguarlo hace dos años, antes de que se convirtiera en el padre de una estafa piramidal gigantesca.

"De Antoni Mas y sus empresas había muchas entradas en foros de internet", cuenta. Le tachaban "de estafador" y denunciaban que era un tipo peligroso "porque creaba y eliminaba empresas" a gran velocidad, siempre "de poco capital social", con las que organizaba eventos musicales. El truco estaba, prosigue el vecino, en que él los cobraba enteros pero los proveedores de material a menudo se quedaban atrapados entre varias empresas por las que viajaban sus facturas hasta que una se declaraba en quiebra, bajaba la persiana y se evaporaba la posibilidad de cobrarlas. 

Según ha podido saber EL PERIÓDICO, Mas fue arrestado por primera vez en Barcelona en 1989. Fue nuevamente detenido en Cornellà en 1994. Hubo jueces que ordenaron detenerlo porque huía de la justicia en Zaragoza, en Madrid, en Terrassa y en Barcelona. Todas estas órdenes, ya caducadas, se dictaron durante la década de los 90. Fuentes policiales, sin embargo, aclaran que no tiene antecedentes con los Mossos d’Esquadra, hasta la detención del pasado 6 de junio, ni tampoco ninguna condena judicial, a pesar de haber estado bajo la lupa de la justicia desde que comenzó su actividad empresarial, siempre por delitos de estafa y falsificación documental.

PINCHO DE TORTILLA CON CACAOLAT

Mas vive con su mujer y con su suegra en un piso alquilado de la avenida de Sarrià. En este domicilio estuvieron el martes 6 de junio once agentes de paisano de los Mossos d’Esquadra para registrarlo a fondo. A él se lo llevaron detenido. Hasta esta dirección también han ido viniendo varias personas a buscarle durante los últimos días porque "les debía dinero".

Entre su casa y la oficina de Creaciones Olimpia SA, su despacho de la calle Gelabert, hay unos 300 metros. En los comercios del barrio, lo que cuentan de él es que es un hombre "seco", casi "antipático". Cada tarde, a la hora de merendar, acudía puntualmente a un bar cercano a comerse un pincho de "tortilla de patata sin pan" que regaba con "un cacaolat". Fuentes de este entorno aseguran que tanto Mas como su mujer eran "muy exigentes" -o "muy soberbios"- con el servicio de portería, con los lampistas y con las cuidadoras que atendían a la suegra. "Más de una se marchó llorando". A uno de ellos el matrimonio le negó los 10 euros que se cobra en el edificio por bajar la basura de la puerta hasta el contenedor.

ESTRENO CON ALEJANDRO SANZ

Mas comenzó su carrera como promotor musical como Ata Producciones y Eventos organizando conciertos en Roses, adonde llevó a Alejandro Sanz al recinto de la Ciutadella en el 2007, en uno de los dos únicos conciertos que hizo el artista en Catalunya dentro de su gira mundial. Repetiría al año siguiente también en Roses con Estopa, en el 2009 con El Canto del Loco y en el 2010 con David Bisbal.

En el 2012, cuando el festival de Cambrils vivía sus horas más bajas, Mas se ofreció a organizarlo a cambio de la cesión de un espacio. Montó un concierto de Miguel Bosé en el campo de fútbol que le abrió las puertas para a partir del 2014, asumir toda la organización del festival con 11 actuaciones entre las que figuraron Manel, Hombres G, Miguel Poveda y la soprano Ainhoa Arteta, que dio un concierto a beneficio de la Asociación Española contra el Cáncer que ni llenó.

EL FILÓN DEL BAILE

Pero el negocio más constante de Mas eran los campeonatos de baile. Tenía la exclusiva de la organización de los eventos de la Federación Española de Bailes de Salón, cuyo presidente, Luis Vañó, acaba de ser nombrado miembro ejecutivo del Comité Olímpico Español. Con Vañó, Mas logró situar al baile deportivo en el foco mediático para atraer a ayuntamientos, patronatos de turismo y empresas patrocinadoras. A sus colaboradores más cercanos les pagaba sin problemas, asegura Soledat Farré, de Ballrum, “pero era un impresentable y un misógino”.

Noticias relacionadas

Organizaron el Dance Festival en Platja d’Aro durante 17 años y extendieron el modelo a L'Hospitalet de l’Infant, Salou, Santa Maria de Palautordera y Lloret. “Tanto su mujer como sus hijos colaboraban. Estaban muy unidos. Ha sido una sorpresa todo esto”, explica la periodista Imma Pedemonte, que presentaba las retransmisiones de los actos para TV-3, y que ya había coincido con él hace más de 30 años en la revista Patí Sport.

Hace dos semanas, a finales de mayo, Mas envió algunas facturas falsas, con importes de hasta 200.000 euros, a operadores de publicidad. Decía que eso era lo que habían costado las apariciones de grandes compañías en las televisiones privadas. Nadie pagó. E incluso sorprendió una estafa tan burda: ¿si no lo habían contratado, por qué iban a pagarlo? Tal vez estuviera enviando esas facturas para reforzar el espejismo detrás del que escondía la estafa piramidal. Un último intento antes de confesarlo todo.