Ir a contenido

ACOSO

Un joven se enfrenta a siete años por controlar el móvil de su novia

Le regaló un dispositivo con un programa espía que le permitía saber dónde estaba y con quién se relacionaba

Una persona mira el móvil.

Una persona mira el móvil.

Un joven, de 22 años, J.F.J. se enfrenta este lunes a siete años de prisión por controlar a su novia, a la que regaló un móvil con un programa espía instalado que le permitía acceder en todo momento a su ubicación, así como a todo el contenido de su dispositivo telefónico incluidas las contraseñas.

El acusado deberá sentarse en el banquillo del Penal número 4 de Jaén capital para responder de un delito contra la intimidad de descubrimiento de secretos, tres delitos de coacciones y una falta de vejaciones injustas.

Según el escrito de calificación provisional al que ha accedido Europa Press, el joven es "celoso, posesivo y manipulador". Comenzó a salir con otra joven con la que mantuvo una relación desde octubre del 2014 a julio del 2015. Durante este tiempo, sostiene la fiscalía, "ha humillado y vejado, así como controlado y aislado a su pareja".

GRABACIONES

A tal punto llegó su deseo de control que, "para conseguir su propósito de saber siempre dónde estaba, que iba a hacer y con quién y de qué hablaba, le instaló un sistema espía en el móvil que le regaló". Dicho programa le daba acceso a todo el contenido del móvil, desde las conversaciones telefónicas que podía grabar, sus mensajes de correo y Whatsapp, hasta fotos, ubicación y contraseñas.

Tal fue la situación de control que la joven llegó a sospechar tras comprobar que en todo momento el acusado conocía cada uno de sus pasos. La relación, según fiscalía, llegó a ser "insoportable" aunque cada vez que la chica intentaba romper, J.F.J. le pedía perdón y la amenazaba con suicidarse si ella le abandonaba.

AMENAZAS

Finalmente, en julio del 2015, la joven se dio cuenta de que tenía instalado un sistema espía en el móvil y optó por acabar con la relación. Días después de haber roto, según el Ministerio Público, el acusado comenzó a amenazarla para que le entregara el teléfono móvil.

La fiscalía califica todos estos hechos como un delito contra la intimidad por revelación de secretos y por el que le reclama cuatro años de cárcel. Además, le pide otros tres años de prisión por los tres delitos de coacciones, y medidas de alejamiento por la falta de vejaciones injustas.

En este último aspecto, desde fiscalía se reclama que se imponga al acusado la prohibición durante ocho años y medio de comunicarse por cualquier medio o aproximarse a la víctima a menor de 500 metros.

0 Comentarios
cargando