Ir a contenido

La escuela pública ya pisa los talones a la concertada en Barcelona

Los datos de la preinscripción para el 2017-2018 indican que las dos ofertas se equilibran

Los Maristas de Sants-Les Corts es el centro de la ciudad con más plazas libres

MARÍA JESÚS IBÁÑEZ / BARCELONA

Una alumna de P-3 juega en el colegio Sagrera de Barcelona, el pasado septiembre.

Una alumna de P-3 juega en el colegio Sagrera de Barcelona, el pasado septiembre. / ALBERT BERTRAN

Ya sea por las campañas que este año han promovido algunas entidades (como la Fapac, con el apoyo explícito del presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, y de la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau), o porque los proyectos educativos son cada vez más atractivos, el caso es que el número de familias que apuestan por llevar a sus hijos a la escuela pública crece a pasos agigantados. Especialmente en la capital catalana, conocida hasta hace poco como un caso casi excepcional en Europa de dominio de la concertada sobre la pública.

A pocas horas para que este lunes se abra el plazo para matricular a los estudiantes catalanes para el próximo curso 2017-2018, los datos provisionales del Consorci d'Educació de Barcelona (el organismo que gestiona y planifica la enseñanza en la capital catalana) dicen que la concertada se ha quedado con un 14% de plazas vacantes en P-3 tras la preinscripción, mientras que la pública ha cubierto el 92,9% de su oferta para este curso, lo que significa que solo le han quedado un 7,1% de las plazas libres.

Así, por ejemplo, de las aproximadamente 7.550 plazas (302 líneas) que los colegios de Barcelona pusieron en marzo a disposición de los padres de alumnos para P-3, un total de 1.067 han quedado vacantes una vez finalizado el proceso de preinscripción, según la información que el consorcio tiene en su página web con fecha del pasado 26 de mayo, justo antes de que se iniciara la adjudicación de oficio. De las 6.675 plazas de la pública (267 líneas), han quedado 437 sin cubrir. O lo que es lo mismo: dos tercios de las plazas escolares que han quedado libres este año en la capital catalana son concertadas.

En primero de ESO, un curso en el que muchos escolares (todos los que han hecho primaria en la pública y algunos de los de la concertada) cambian de centro, el balance provisional es bastante más ajustado: en los institutos públicos han quedado un 5,2% de las plazas vacantes, frente al 4,7% de las unidades libres de la concertada.

EL CASO DE LOS MARISTAS

Uno de los colegios más penalizados por los padres barceloneses ha sido el de los Maristas de Sants-Les Corts, que por segundo año consecutivo ha vuelto a quedar lejos de cubrir todas las plazas que ofreció en la preinscripción escolar. El centro educativo, inmerso en varios escándalos de abusos sexuales a menores y que sigue recibiendo financiación de la Generalitat, se ha quedado con un 40% de sus plazas sin cubrir. El varapalo, no obstante, ha sido menos riguroso que el del año pasado, cuando la escuela perdió dos de las cuatro líneas que tiene concertadas. El otro colegio que la orden religiosa regenta en la ciudad, el de los Maristas de La Immaculada, ha ocupado dos tercios de los puestos escolares que ofrecía. 

Los datos confirman que se consolida la tendencia al equilibrio en las preferencias de las familias entre la oferta pública y la concertada. Por la primera, han apostado el 49,7% de las familias demandantes de una plaza de P-3 (el año pasado fueron el 48,6%), mientras que la segunda ha recogido un 50,3% de las solicitudes.

Este aumento se explica, en buena medida, por la apuesta que muchas de estas escuelas están haciendo por la innovación pedagógica, por la que cada vez se inclinan más padres. El fenómeno tampoco es nuevo, pero este año se afianza aún más en Barcelona. Buena parte de las escuelas que tienen lista de espera en la ciudad son centros que trabajan según nuevas metodologías docentes.

El plazo para la matrícula escolar se abre este lunes

A partir de este lunes, 12 de junio, y hasta el viernes, 16, pueden matricularse en el primer curso de segundo ciclo de educación infantil, de acuerdo con las listas de alumnos admitidos publicadas por cada colegio el 2 de junio, los niños que cumplen tres años durante el 2017 o aquellos más mayores que tengan un informe de evaluación del equipo de asesoramiento psicopedagógico que así lo aconseje. También se deben matricular durante esta semana todos aquellos escolares catalanes que vayan a cambiar de centro de estudios el próximo curso 2017-2018.

0 Comentarios
cargando