Ir a contenido

El Col·legi de Metges de Barcelona avisa de que la atención primaria ha entrado en un punto crítico

Los médicos desconfían de las promesas de Salut y exigen gestionar con más autonomía sus servicios

Piden que el presupuesto de los CAP aumente y que se financie la suplencia de los facultativos ausentes

Àngels Gallardo

Imagen de archivo de Urgencias de Vall dHebron.

Imagen de archivo de Urgencias de Vall dHebron. / RICARD CUGAT

Los 15.000 médicos y enfermeras que atienden los 369 centros de asistencia primaria (CAP) de Catalunya han alcanzado su "punto crítico" de descontento. Así se lo han comunicado al 'conseller' de Salut, Antoni Comín, en un informe que sintetiza las medidas con las que, indican, sería posible reconducir su trabajo y mejorar la asistencia médica que ofrecen a los usuarios. Han superado siete años de una crisis económica en los que han perdido un 20% de sus salarios, buena parte de las plantillas de los centros y la posibilidad de contratar a médicos que suplan a los que se ausentan. Advierten de que la red de asistencia primaria se aproxima a lo que definen como "colapso"

No todas sus propuestas están vinculadas a una mayor financiación de los servicios, aunque exigen que esa partida alcance el 20% del presupuesto de Salut (ahora no llega al 15%). Muchas de las reclamaciones de los médicos aluden a la necesidad de disponer de autonomía para gestionar sus centros, incluido el presupuesto, y una organización que reduzca la dependencia que los vincula a los hospitales a los que derivan a los enfermos que precisan una cirugía o un diagnóstico tecnológico especializado. Piden que su criterio se tenga en cuenta al ordenar las listas de espera para acceder a esos procesos asisenciales.

SIN CREDIBILIDAD

El documento, avalado y difundido por la junta del Col·legi Oficial de Metges de Barcelona (COMB), recoge iniciativas y motivos de malestar expresados por 150 médicos de familia, y deja constancia de que la Generalitat ha dejado de tener credibilidad en este colectivo. "Se ha producido una enorme distancia entre el discurso político y la realidad al asignar los recursos", dice el documento. "Ahora sí que hemos llegado a un límite -afirma Jaume Sellarés, vicepresidente del COMB y director del CAP Cerdenya, de Barcelona-. El malestar viene de lejos, es una acumulación de precariedad laboral, que incide en una organización burocrática anticuada y poco eficaz de los centros". "El 'conseller' Comín va prometiendo no se cuantos millones para tal hospital, y grandes inversiones en quirófanos muy modernos, mientras que la red de asistencia primaria se ha quedado al margen", sistetiza Sellarés. El COMB advierte de la dificultad de reconducir la confianza de los facultativos.

"El 'conseller' Comín va prometiendo millones para hospitales, y la red de asistencia primaria se queda al margen" 

Muchas de las propuestas de los médicos de familia, aseguran, podrían ejecutarse de inmediato y sin precisar invertir en infraestructuras de ningún tipo. Ponen un ejemplo: eliminar el visado para recetar determinados fármacos o productos sanitarios. Un segundo médico debe certificar la necesidad del antipsicótico o de los pañales de incontinencia que ha recetado el primero. "Burocracia propia del siglo XVII, impropia del mundo informatizado", dice Sellarés.

Colaborar en la organización de las listas de espera de los hopitales, en relación a las intervenciones que afectan a sus pacientes, es otra de las peticiones que los médicos consideran fácil de aplicar. "Nosotros sabemos mejor que nadie si un paciente en lista de espera para una operación de cataratas necesita urgentemente la intervención porque vive solo, o si no es así y puede asumir la demora", plantea el vicepresidente del COMB.

PRECARIEDAD EN LOS CONTRATOS

El documento de los médicos exige erradicar la precariedad en los nuevos contratos laborales de los médicos, y que se restablezca la posibilidad de cubrir "al 100%" las sustituciones de los facultativos que están enfermos o de vacaciones. Salut prometió recientemente financiar la cobertura de una de cada dos suplencias en determinados CAP, medida que, indican, resulta muy insuficiente.

Si este punto no se resuelve, persistirá el retraso, de hasta varias semanas en muchos centros, con que los usuarios están accediendo a su médico de familia. Como solución intermedia, los facultativos plantean que se les compense económicamente por la sobrecarga asistecial que asumen, es decir, que se les pague el exceso de horas de trabajo que se ven obligados a atender cuando absorben las citas de los pacientes de su compañero ausente. 

"La red de asistencia primaria se colapsará si no existe un proyecto que motive e ilusione a los médicos"

Los médicos de familia advierten de que, en paralelo a la reducción presupuestaria, la red de asistencia primaria catalana ha perdido capacidad innovadora. "Falta un proyecto que motive e ilusione a los profesionales -prosigue el informe del COMB-. Esta es, en último extremo, la razón del colapso que se puede producir en la asistencia primaria si no se actúa con rapidez".

PRESUPUESTO DE MÍNIMOS 

El COMB, receptor del malestar de los médicos, ha alertado de esta situación en varias ocasiones en los dos últimos años. La reconocida profesionalidad de los facultativos y la dedicación con que han mantenido una notable calidad asistencial, han coincidido con los recortes salariales y la ausencia de inversión, vuelve a recordar la institución médica.

El presupuesto ya aprobado de la Generalitat para el 2017, su última esperanza, tampoco ha respondido a las expectativas fijadas, explican. "Aunque el presupuesto de la Generalitat fija un 7% de incremento para el departamento de Salut, en la práctica esa partida crece un 4% y, de forma inexplicable, se reduce hasta un 0,7% en el caso de la asistencia primaria", concluye el informe de los médicos. "Llueve sobre mojado", reitera Sellarés. Este documento ya se ha difundido a todos los CAP de Catalunya.

El plan denominado Estratègia Nacional d'Atenció Primària i Salut Comunitària (Enaspic) que la Conselleria de Salut hizo público hace una semana, carece de sustancia y concreción, advierte el informe que ha impulsado el COMB.

La OMS plantea un 25% de presupuesto

La Organización Mundial de la Salud (OMS) plantea que los Estados que cuentan con sistemas sanitarios de financiación pública destinen un 25% del presupuesto sanitario a la red de asistencia primaria, los médicos de familia que están más próximos a los usuarios. En Catalunya, a esa partida se destina, oficialmente, un 16% del presupuesto de la Conselleria de Salut, proporción que no suele ser real -es inferior-, según los gestores de los centros.

La inversión en renovación tecnológica y material médico de los 369 CAP de Catalunya, en especial los 285 que pertenecen al Institut Català de la Salut (ICS) ha caído hasta un 70% desde que se inició la crisis. La voluntariosa actitud con que médicos y enfermería han asumido hasta ahora este cúmulo de precariedades, advierten en este sector, no evita que los ciudadanos perciban las condiciones en que están trabajando.   

  

0 Comentarios
cargando