Ir a contenido

conflicto laboral en el tranporte

La huelga de examinadores de tráfico deja miles de carnets en el aire

El colectivo se manifiesta en Madrid para exigir una subida salarial y más puestos de trabajo

Las autoescuelas culpan a Tráfico de provocar que haya listas de espera para obtener la licencia

BEATRIZ PÉREZ / BARCELONA

Manifestación de examinadores de tráfico en Madrid.

Manifestación de examinadores de tráfico en Madrid. / EFE / MANUEL CARRETERO

Más de 7.000 exámenes prácticos de carnet de conducir se han tenido que suspender este viernes en toda España como consecuencia de la huelga de examinadores de tráfico, según la Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF), aunque otras centrales como la Asociación de Examinadores de Tráfico (Asextra) ha elevado esa cifra a 15.000 pruebas. En lo que sí han coincidido ambos sindicatos es en que el seguimiento del paro ha sido multitudinario, y en comunidades como Catalunya ha sido secundado por el 97% de los trabajadores.

Convocados por Asextra, el colectivo se ha manifestado este viernes en Madrid para pedir al Gobierno que "dignifique" su trabajo y cumpla las promesas de subida salarial y de aumento de puestos de trabajo ante la "asfixiante" falta de personal. Habrá más paros entre el 19 y el 28 de junio y entre el 3 y el 31 de julio.

El delegado provincial de Asextra en Barcelona, Gustavo Palma, reconoce que esta huelga (que cuenta con el apoyo de PSOE y Podemos) es "muy costosa", pero dice que la DGT no les ha dejado "otro remedio". "Hace 10 años nos prometió un aumento del complemento específico y con la crisis no se aprobó. Lo mismo hace dos, y nada", explica Palma. El complemento específico retribuye las condiciones particulares de algunos trabajos atendiendo a aspectos como la dificultad técnica, la responsabilidad o la peligrosidad, entre otros.

"Hoy por hoy los examinadores de tráfico cobramos solo 50 euros más que trabajadores de oficina [de la DGT], pese a la peligrosidad de nuestro trabajo, que es en la calle y con un vehículo", se queja, y recuerda que un examinador evalúa cada día a 13 personas.

LISTAS DE ESPERA

Las autoescuelas también se ven afectadas por esta situación. Xavi Vallejo, propietario de Motoescuela y Cocheescuela (en Barcelona), cuenta que la situación ya era problemática antes. "Actualmente tengo a 100 alumnos en espera para hacer el examen de moto. La huelga es solo la gota que colma el vaso. Llevamos desde el 2011 en una situación crítica", expone Vallejo, que considera "totalmente correctas" las reivindicaciones de los examinadores.

"La DGT tiene una desidia con las autoescuelas. Los examinadores se han ido jubilándo y no los han repuesto. Además, nos han recortado la cantidad de alumnos que podemos llevar a examen". Si hace unos años, un profesor podía llevar a examen 13 alumnos de coche y 10 de moto, hoy por hoy solo puede llevar a tres (de coche o de moto).

"Estamos examinando poquísimo, malviviendo. La bola de gente para examinarse es cada vez mayor porque están saliendo muy pocos carnets de conducir. Y no hay que olvidar que estamos dándole un servicio a la administración", expone este profesor de autoescuela, que teme por el futuro de su negocio.

OPORTUNIDADES PERDIDAS

Guillem Peña, de 18 años, se está sacando el carnet A2 de moto. Aprobó el examen de circuito el 24 de febrero y le dieron turno para el de circulación para cuatro meses después: el 13 de junio. Y, tal y como están las cosas, teme que no pueda examinarse hasta septiembre. "He perdido un trabajador de repartidor por no tenerlo", dice.

Lo mismo Emilio Santos, de 36 años. Aprobó el examen de circuito hace dos meses y debería examinarse el próximo día 23, pero no tiene garantías. "He gastado mucho dinero y tiempo desde la matriculación. Si paro, pierdo el ritmo. Estoy atado a este examen", concluye.