Ir a contenido

Una horchatera valenciana demanda a Facebook por sus políticas de páginas

Un juzgado acepta la reclamación de una empresa contra la red social que les cerró el perfil sin dar explicaciones

Carmen Jané

Un puesto de horchata en Valencia.

Un puesto de horchata en Valencia. / NACHO PARA

Un juzgado de Valencia verá en las próximas semanas la demanda de la compañía horchatera Món Orxata contra Facebook Spain y su matriz europea, Facebook Ireland, por el cierre de la página corporativa en la red social hace dos años, en la que promocionaban sus productos, que se venden a través de internet y en carritos ambulantes y dos tiendas por Valencia y Castellón. Le reclaman una indemnización de 6.000 euros y que Facebook modifique sus políticas e impida que una página se cierre sin dar explicaciones.

“No buscamos dinero, sino lograr que nadie te pueda cerrar tu página sin explicaciones y sin que tengas derecho a reclamar nada”, explica Salvador Martínez, el responsable de las redes sociales de la empresa que dirige Andoni Monforte. Martínez fue el encargado de abrir la página como perfil en Facebook en el 2010, cuando la empresa aún no distinguía entre páginas personales y páginas de empresa.

A partir del 2014, la multinacional de Mark Zuckerberg cambió sus políticas y fue obligando a los negocios a diferenciarse de las páginas personales. Incluso dejó de permitir que se usaran seudónimos, lo que provocó numerosas protestas. Las páginas de empresa pasaban a no tener “amigos” sino “seguidores” y eran obligadas a contratar anuncios para “promocionar sus publicaciones”. Solo tienen difusión viral gratuita si son los usuarios quienes las comparten.

Las noticias sobre el cambio de política, por lo visto, no llegaron a Alboraya, cuna de la horachata y donde tiene su sede Món Orxata, una pequeña empresa que amplía y reduce plantillas según la temporada, porque su producción depende de la temporada de la chufa que cubre las épocas de calor. “Yo me despedí en octubre o noviembre del 2015 y la página funcionaba, y cuando volvieron a contratarme, en marzo del 2016, me encontré con que estaba cerrada. Busque en los correos y no había ninguna notificación por ningún sitio. Simplemente aparecía como negocio cerrado”, explica Martínez.

DOS PERFILES

El enfado en Alboraya fue mayúsculo y Monforte comenzó a considerar el interponer una demanda. Mientras, abrieron otro perfil, ya como empresa y así pasaron todo el verano del 2016. Este mes de marzo, tras la primera denuncia a Facebook, la página original volvía a estar abierta, pero la empresa valenciana ha decidido tirar adelante en los tribunales. Este mes de mayo, un juzgado de primera instancia de Valencia ha aceptado a trámite la denuncia y ha desestimado la petición de Facebook de que se resolviera en los tribunales estadounidenses, como contemplan las condiciones de uso de la red social.

Para Món Orxata, que apenas tenía este jueves 1.169 'Me gusta' en su página de Facebook, es una cuestión de dignidad. “Nadie te puede dejar sin tu trabajo y sin tener derecho a reclamar por él. Nosotros no colgábamos nada raro, solo mensajes sobre la horchata, promociones, notificaciones de eventos y fotos de turistas tomando horchata. Las redes no son nuestro negocio. Es más, casi se queda para lo último porque en una empresa pequeña hay muchas cosas que hacer”, añade Martínez.

0 Comentarios
cargando