Ir a contenido

Linda Aiken: "Escasez enfermeras incrementa un 7% la mortalidad de pacientes"

EFE

La socióloga y directora del Centro para Resultados de Salud e Investigación sobre Políticas de la Universidad de Filadelfia, Linda Aiken, ha asegurado hoy que "la escasez de enfermeras incrementa un 7% la mortalidad de pacientes".

Aiken, que ayer fue nombrada doctora honoris causa por la Universidad de Vic (Barcelona) y que lleva más de 20 años investigando en materia de recursos humanos y cómo influye la dotación de personal de enfermería en los resultados de salud de los pacientes, ha intervenido hoy en el Congreso Internacional de Enfermería que congrega en Barcelona a más de 10.000 enfermeras.

"Hablamos de que por cada paciente de más que debe atender una enfermera en cualquier turno y en cualquier país la mortalidad se incrementa un 7%. Son tasas de mortalidad evitables, sólo invirtiendo en dotación de enfermería", ha advertido Aiken.

Los estudios de Aiken han demostrado que entre unos hospitales y otros la mortalidad llega a duplicarse tras constatar que en EEUU cada enfermera atiende a 5 pacientes, pero con una enorme variabilidad que oscila entre 3 y 12 pacientes por enfermera.

Estos mismos datos se han reproducido en otros países, incluyendo 15 países europeos -España entre ellos-.

De hecho, según Aiken, los recortes de personal con la crisis han demostrado que "por cada 10% de reducción en la dotación de enfermería se incrementa la mortalidad un 12%".

"¿Se solucionaría el problema añadiendo auxiliares?", se ha preguntado Aiken, que ha considerado que no porque lo que sucede es que se incrementa la carga asistencial enfermera que debe supervisar la labor de los auxiliares.

"Añadir un auxiliar por cada 25 pacientes se asocia a un incremento de la probabilidad de muerte de los pacientes en un 25%. Unos resultados dramáticos", ha afirmado.

Según Aiken, "la enfermería no se puede sustituir por personal no cualificado" porque "los pacientes contraen otras patologías, infecciones, se aumenta el número de días de hospitalización y ello incrementa los costes".

"Incorporar auxiliares sin incrementar el número de enfermeras tiene el mismo efecto que la reducción de enfermeras, porque disminuye la cualificación del personal y la formación de las enfermeras es importantísima para los resultados de los pacientes", ha añadido.

La profesora norteamericana ha defendido que las enfermeras deben tener como mínimo una licenciatura. "Con un aumento del 10% de enfermeras licenciadas se reduce la mortalidad un 7%, independientemente del número total de ellas", ha reiterado.

"Quienes toman las decisiones sólo piensan que el personal es caro, así que si los recortes son necesarios, recortan plantillas, pero lo que venimos a decir es que los hospitales que cuentan con personal bien formado no resultan más caros. Al contrario. Si se analiza el gasto general de hospital, los días en UCI por ejemplo son muy caros, pero con nivel de personal bien formado adecuado se logran ahorros, se reduce mortalidad, días de cuidados intensivos y ello supone un gran ahorro", ha argumentado.