DATOS DEL IDESCAT

La tasa de pobreza crece de nuevo en Catalunya y se sitúa en el 19,2% de la población

Las personas mayores son las que más han visto empeorar sus condiciones socioeconómicas

Una niña acompañada de personas mayores, en una calle de Barcelona.

Una niña acompañada de personas mayores, en una calle de Barcelona. / JULIO CARBÓ

4
Se lee en minutos

La tasa de riesgo de pobreza en Catalunya ha roto su tendencia descendente y ha crecido en dos décimas para situarse en el 19,2% de la población, según los datos correspondientes al año 2016 que hoy ha hecho públicos el Institut d'Estadística de Catalunya (Idescat).

El indicador de riesgo de pobreza, que mide la proporción de personas que tienen ingresos bajos en relación con el conjunto de la población, era del 19,8% en el 2013. En el 2014 creció hasta el 20,9%, luego pasó al 19% en el 2015 y en el 2016 ha vuelto a crecer dos décimas.

Según los datos del Idescat, el incremento de la tasa de riesgo de pobreza no se traslada a todos los grupos de edad, ya que los menores de 16 años mejoran la tasa de riesgo de pobreza (24%) en 3,9 puntos porcentuales, mientras que los mayores de 65 años (15%) la empeoran en 2,9 puntos.

El Idescat ha destacado que los resultados de la Encuesta de Condiciones de Vida del año 2016, que este organismo ha llevado a cabo en Catalunya en colaboración con el INE y con el apoyo del Departament de Treball, ha incorporado nuevas preguntas y ha ampliado su muestra, que ha sido de 3.026 hogares y 7.358 personas, con lo que ha ganado fiabilidad.

AYUDA A FAMILIARES

De las nuevas preguntas incorporadas se desprende que el 6,5% de los hogares catalanes han tenido que pedir ayuda para tirar adelante en la compra de alimentos, ropa u otros bienes básicos. El 4,4% lo ha hecho a familiares, amigos, el 1% a entidades privadas o religiosas y un 1,1% a ambos. La propensión a pedir ayuda es superior en los hogares de una sola persona y de más de cinco miembros y hay más mujeres que hombres.

La encuesta también ha obtenido información del número de hogares que, por dificultades económicas, han dejado de disponer de alguna de las fuentes de energía habituales. Así, el 1,4% de los hogares catalanes declaran que durante el año 2016 han sido privadas, por causas económicas y al menos en una ocasión, de una fuente de energía necesaria -agua, luz o gas- para realizar las actividades de la vida diaria.

Según el Idescat, los ingresos medios netos por persona aumentaron en Catalunya por tercer año consecutivo y se situaron en 12.660 euros al año, un 3,1% más que en el 2015.

MÁS INGRESOS

Los ingresos medios netos anuales de los hogares han sido de 31.339 euros, un 2,2% más que el año anterior.

El 60,9% de los hogares catalanes reciben al menos un tipo de prestación social, 1,7 puntos porcentuales menos que el año anterior. El porcentaje de hogares que recibieron prestaciones por vejez o supervivencia es un 57,7%, las que han recibido alguna prestación de desempleo son un 38,2%, y un 23,7% de los hogares han sido beneficiarios de alguna renta del resto de subsidios y prestaciones.

El índice de desigualdad muestra cómo el 20% de los hogares con más ingresos acumulan 5,5 veces lo que ingresan el 20% de los hogares con menos ingresos, mientras que el año anterior era de seis veces, lo que indica una reducción de la desigualdad.

Coherentemente con el incremento de la renta, el umbral de ingresos por debajo del cual se considera que un hogar está en situación de riesgo de pobreza ha crecido un 4% respecto del año anterior, y se sitúa en 10.054 euros en el caso de los hogares formados por una sola persona y en 21.114 en los hogares de dos adultos y dos niños.

Los hogares con hijos dependientes son las que tienen mayores tasas de riesgo de pobreza (con un 23%), aunque ha disminuido 2,1 puntos con respecto al año anterior. Dentro de este grupo, la tasa más elevada es la de los hogares de un adulto con uno o más hijos dependientes (40,4 %).

Noticias relacionadas

En cuanto a la tasa AROPE, que mide la pobreza más severa, ha disminuido y se sitúa en el 22,5 % de la población catalana, un punto menos que en 2015, cuando era del 23,5%.

Las oenegés denuncian la cronificación de la pobreza

La Taula del Tercer Sector de Catalunya, que agrupa a casi 3.000 entidades sociales, ha denunciado hoy "una cronificación" de la pobreza en Catalunya tras conocerse que la tasa de riesgo de pobreza ha crecido dos décimas. Las entidades sociales han denunciado que "la recuperación económica no se está reflejando para todas las capas de la sociedad" y que "las situaciones de pobreza castigan más a las mujeres que a los hombres". Las entidades han avisado que mientras la media de los ingresos aumenta para la población en general, hay más personas en situación de pobreza que en el 2015, aproximadamente 1.400.000 personas. También han destacado que siguen siendo las familias monoparentales las más castigadas por la pobreza y que es el colectivo que más ha crecido en el último año. "Esta situación podría revertirse con la aplicación de la nueva Renta Garantizada de Ciudadanía, que será compatible con las rentas de trabajo para este colectivo", han indicado las entidades, que también han mostrado su preocupación por el aumento del 19,7 al 24,7 % de la tasa de riesgo de pobreza en personas que viven solas (con o sin hijos).