Ir a contenido

Solo un 15% de los municipios catalanes tiene fibra óptica

Más de 1,5 millones de catalanes no tiene acceso a coberturas de internet para servicios avanzados

Girona, Lleida y Tarragona tienen cubiertas a poco más de la mitad de sus poblaciones

Carmen Jané

Solo un 15% de los municipios catalanes tiene fibra óptica

La brecha digital afecta todavía de forma significativa al territorio de Catalunya. Aunque las cifras de cobertura de población de banda ancha real (ADSL de más de 30 Mbps o fibra óptica de más de 100 mbps, no los 2 Mbps que señala la ley de telecomunicaciones como banda ancha “servicio universal”) aumentan y ya alcanzan el 92% de los habitantes, al hablar en términos de territorio caen espectacularmente y se quedan en el 15% de municipios, según los datos del Ministerio de Industria de mediados del 2016, elaborados con cifras de todas las operadoras del mercado. Es decir, que de 947 municipios catalanes, solo 95 tienen cobertura de al menos el 90% de fibra óptica, aunque Telefónica prometió el pasado febrero que llegaría al 100% en los próximos cinco años.

Actualmente, las ofertas en el mercado para hogares se concentran en fibra óptica de al menos 50 Mbps (llega hasta 300 Mbps) o ADSL de hasta 20 Mbps. Pero aún hay zonas pobladas donde la conexión de datos fija es muy escasa o casi inexistente. Y 1,5 millones de catalanes no tienen acceso a ancho de banda (al menos ADSL de hasta 10 Mbps) que permitan servicios avanzados de internet. 

INFRAESTRUCTURAS DIGITALES

“La nueva economía basada en los datos y la cuarta revolución industrial dependen de las infraestructuras digitales, y la ausencia de cobertura tiene influencia en la formación de profesionales y empresas”, advertía este viernes la consellera de Presidència, Neus Munté, en la presentación del informe ‘Gestió i impuls de les infraestructures de telecomunicacions’, del Consell de Treball, Econòmic i Social de Catalunya (CTESC), que utiliza los datos del ministerio.

El peso en población y mejor cobertura de las grandes ciudades, en especial Barcelona, distorsionan el escenario y hacen que las cifras globales resulten tan positivas. Por provincias, Tarragona está en el 38,2% de su población cubierta con fibra óptica de al menos 100 Mbps, Girona en el 40% Lleida en el 41,8%, mientras que Barcelona está en el 90,4%. Si se quitan las ciudades, el panorama cambia bastante. En Girona, sin contar la capital, solo tienen cobertura de fibra óptica completa el 19,2% de la población; en Lleida, el 6,8% y en Tarragona, sin contar la capital ni Reus, se queda en el 1,2%, esto es, los 6.500 habitantes de Constantí.

ADSL EN MALGRAT O LLINARS

“El 80% de la población catalana está cubierta por líneas de internet fijas de más de 30 Mbps de ancho de banda, pero el 20% restante vive en el 85% del territorio. Es decir, que unos 720 municipios catalanes no llegan a los 30 Mbps”, señala a este diario Mauro Soto, jefe de área de infraestructuras del consorcio Localret. Hay casos sangrantes, como el de Malgrat de Mar (18.417 habitantes), que no tiene fibra aunque sí ADSL en un 30%, o Llinars del Vallès (9.536 habitantes), donde acaba de llegar la fibra óptica al núcleo urbano, aunque no al polígono industrial, uno de los más potentes de Catalunya, que funciona aún con ADSL. “Solo les dan fibra dedicada, pero no conexión de fibra estándar como la que hay en las casas”, explica el ingeniero municipal Marià Bes. 

El Consell de Treball, Econòmic i Social de Catalunya propone ayudas públicas para llegar a hogares y empresas

La razón es que las operadoras de telefonía y servicios de internet “se concentran en aquellas zonas donde les va a resultar más rentable el despliegue”, admiten fuentes de Telefónica. Y reclaman inversiones de las administraciones para llegar a otras zonas con menos población porque los despliegues son muy caros. 

EMPRESAS ALTERNATIVAS

El CTESC denunciaba este viernes esta brecha territorial y reclamaba a las administraciones públicas, en especial al Govern de la Generalitat, que invierta en subsanarla y destine más recursos a llevar conexiones a hogares y empresas y no solo en redes troncales. Hasta ahora, la política de despliegue de infraestructuras de telecomunicaciones ha ido muy ligada a la de las obras viarias y, cuando se realizan obras de mejora o construcción de nuevas carreteras, se añade el cableado de fibra para que no resulte tan costoso, admiten.

Es el caso de los polígonos industriales, que sufren la ausencia de cobertura de fibra óptica y han tenido que recurrir a empresas alternativas, que han ido proliferando y encontrando un nicho de mercado. Es también el caso de Guifinet, constituida como operadora wimax, que cubre zonas como Osona, la Garrotxa, Figueres, Reus o Vilafranca del Penedès, y sobre la que se apoyan muchas de otras pequeñas operadoras locales.

Ayuntamientos, Generalitat, consejos comarcales y diputaciones han ido llevando la fibra al más del millar de polígonos industriales -especialmente a los más alejados de las grandes zonas urbanas- con cuentagotas. La Diputació de Barcelona, por ejemplo, está a punto de presentar un plan conjunto con la Generalitat para llevar fibra a polígonos industriales a través de un nuevo plan de mantenimiento de las carreteras comarcales que gestiona. La Generalitat, por su parte, acaba de completar el Eix Transversal (la C-25) con la inauguración del último tramo entre Manresa y Calaf, más los tramos del Eix Diagonal (la C-15) y el eje Vic-Ripoll.

La conexión 4G, todavía en desarrollo

Si la fibra óptica va a su paso, las conexiones de datos en el móvil se disparan. Según el Ministerio de Industria, tan solo hay 32 municipios en Catalunya que dispongan de menos del 60% de la población con conexión 3,5G (técnicamente, UMTS con HSPA). Sobre la última tecnología desplegada, la 4G, todavía hay 326 municipios catalanes sin cubrir, la mayoría de menos de 50.000 habitantes y concentrados fuera de Barcelona. Sin contar las capitales de provincia, con cobertura completa de 4G, en Lleida solo hay cuatro municipios, en Tarragona cinco y en Girona seis. 

A nivel territorial, significa que apenas quedan bolsas de suelo sin cubrir al menos para correos o mensajería instantánea en el móvil. Nada que extrañar cuando hay un 115% de la población con terminales, ya que hay gente con más de una línea, según datos del CTESC. 

0 Comentarios
cargando