Ir a contenido

Cómo reconocer los contenidos de riesgo para el suicidio

Fomentar la confusión entre realidad y ficción y resaltar la "tranquilidad" por el fin del sufrimiento debe poner en alerta

CARMEN JANÉ / BARCELONA

Una mujer abatida.

Una mujer abatida. / 123

El Consell de l'Audiovisual de Catalunya (CAC) considera como factores de riesgo para el suicidio la difusión de un discurso complaciente respecto a quitarse la vida (incluidos el favorecer las autolesiones o los trastornos del comportamiento alimentario como la anorexia o la bulimia), los mensajes que animan a los suicidas presentando la muerte “con supuesto contenido poético” o como una solución a los males vitales, presentándolos como una prueba de “valor, heroicidad o valentía”.

La alerta se extiende a los contenidos “susceptibles de favorecer un efecto imitación”, sin distinguir entre ficción o realidad y fomentando la confusión. En la vida real, los terapeutas alertan sobre los cambios de conducta de quien piensa en el suicidio, que pueden pasar de estar permanentemente angustiados a mostrar paz, serenidad o mensajes tranquilizadores hacia su entorno cuando ya ha tomado la decisión y espera llevarla a cabo.


INTENTAR LA DISUACIÓN

Disuadir a una persona que quiere quitarse la vida no es fácil, pero desde la asociación Després del suicidi instan a hacer que el afectado comparta sus pesares con quienes pueden convencerle de que desista de sus intenciones. Por ejemplo, si expresa ideas sobre el suicidio, preguntarle sobre los métodos y hacer que se confiese y se abra a otras personas. “Hay que fomentar la comunicación, porque la mayoría de la navegación por internet se hace en soledad”, afirma Cecilia Borrás, presidenta de la asociación Després del Suïcidi.

En el caso de adolescentes, aconsejan interesarse por las páginas por las que navegan o las redes sociales a las que se conectan, fomentar el espíritu crítico y los valores educativos, enseñar a distinguir entre ficción y realidad, y no contribuir a difundir el fomento de las autolesiones, la apología del suicidio o la visión de la muerte como consuelo. También animar a los menores a que denuncien a las plataformas este tipo de contenidos cuando los encuentren, y que utilicen los mecanismos que han habilitado Googley Youtube.