Ir a contenido

El cole donde estalló el escándalo de los Maristas pincha de nuevo en la preinscripción

La escuela de Sants-Les Corts podrá tener a duras penas tres de las cuatro clases de P-3 que ofrecía

La Fapac considera "sorprendente que una escuela que encubre delitos tan graves continúe abierta"

MARÍA JESÚS IBÁÑEZ / BARCELONA

Acceso al colegio de los Maristas de Sants-Les Corts.

Acceso al colegio de los Maristas de Sants-Les Corts. / FERRAN NADEU

"Es sorprendente que una escuela que encubre delitos tan graves continúe abierta sin ceses, como si nada". Con esta contundencia se expresaba este viernes, en relación al colegio de los Maristas de Sants-Les Corts, la federación de asociaciones de padres de alumnos de Catalunya (Fapac), a la que están asociadas más de 2.000 ampas de centros públicos catalanes. El comentario lo ha realizado la Fapac en forma de tuit, después de conocer que, por segundo año consecutivo, la escuela religiosa barcelonesa, inmersa en varios escándalos de abusos sexuales a menores y que sigue recibiendo financiación de la Generalitat, ha vuelto a quedar lejos de cubrir todas las plazas que ofreció en la preinscripción escolar.


La Fapac es la mayor federación de padres de alumnos de Catalunya y ha sido la promotora este año de una campaña para animar a las familias a que eligieran colegios de titularidad pública para sus hijos en el proceso de preinscripción. Un portavoz de la entidad ratificó a este diario que el tuit antes mencionado recoge "el posicionamiento general" de la federación.

LA VERSIÓN DE LOS MARISTAS

Pese a que el año pasado el colegio de los Maristas de Sants-Les Corts no consiguió matricular más que a medio centenar de alumnos, lo que le obligó a cerrar dos de las cuatro aulas de P-3 que había tenido en cursos anteriores, este 2017 la escuela ha vuelto a ofrecer las plazas correspondientes a cuatro clases, ya que así lo prevé el concierto educativo que tiene suscrito con la Generalitat. A la espera de que este lunes se den a conocer las listas definitivas de alumnos admitidos, los responsables del centro aseguran que han recibido suficientes solicitudes "como para abrir tres grupos de P-3".

En concreto, ha explicado una portavoz de la congregación, "han llegado 58 peticiones y hay otras dos que están en espera de concretarse". Las mismas fuentes atribuyen el descenso de peticiones que sigue registrando el colegio de Sants-Les Corts más a la caída demográfica y al impulso que está tomando en los últimos tiempos la escuela pública que al escándalo destapado por este diario.

Con todo, si cuando las familias formalicen la matrícula el próximo junio, los Maristas de Sants-Les Corts no logran llenar las cuatro clases que tienen asignadas, la escuela dejará de percibir los fondos públicos que la Administración destina a los grupos que desaparezcan en P-3, que se sumarán a las dos ya perdidas este 2016-2017 (con alumnos que el año próximo estarán ya en P-4). Se mantiene, eso sí, la subvención para el resto de cursos escolares, ya que, de momento, la Conselleria d’Ensenyament ha renunciado a retirar el concierto educativo al colegio.

0 Comentarios
cargando