Ir a contenido

CHEQUEO ANUAL AL SISTEMA EDUCATIVO

Ensenyament cede y evaluará las Ciencias al final de primaria

Los alumnos tendrán una prueba científica el próximo curso, como dice la LOMCE

Más de 79.000 estudiantes realizan esta semana las competencias básicas

MARÍA JESÚS IBÁÑEZ / BARCELONA

Pruebas de competencias básicas de sexto de primaria en la escuela La Caixa de Barcelona.

Pruebas de competencias básicas de sexto de primaria en la escuela La Caixa de Barcelona. / JOAN CORTADELLAS


Porque lo exige la LOMCE o porque finalmente el Consell d’Avaluació del Sistema Educatiu de Catalunya ha verificado que son pruebas adecuadas para un estudiante de 12 años. El caso es que a partir del próximo curso 2017-2018 los alumnos que realicen la evaluación de final de primaria, las también conocidas como pruebas de competencias básicas, tendrán que someterse a un examen en que se valorarán sus habilidades científico-tecnológicas, según ha anunciado este jueves la Conselleria d'Ensenyament.

De momento, un millar de estudiantes de sexto de primaria van a hacer este año un test específico de Ciencias, pero será solo en fase de pruebas, precisa el Consell d’Avaluació. La decisión se adopta después de que el año pasado la Generalitat recibiera un requerimiento del Ministerio de Educación por no haber sometido a los estudiantes catalanes a las pruebas de Ciencias Naturales y de Ciencias Sociales que establece la LOMCE.

Para el año próximo, la previsión de Ensenyament es que la prueba científico-tecnológica la realicen todos los estudiantes. Eso, a pesar de que en alguna ocasión Joan Mateo, presidente del consejo que organiza esta evaluación en Catalunya, ha expresado sus dudas sobre cómo se deben evaluar las Ciencias de primaria, una etapa en la que el aprendizaje se concentra en la adquisición de las competencias más instrumentales.

PRIMERO, LAS MATES

Primero, las Matemáticas y, luego, la Lengua Catalana. El orden de las pruebas (hasta este año siempre se habían hecho a la inversa) ha sido una de las pocas sorpresas que este jueves ha deparado la primera jornada de las pruebas de sexto de primaria. Un total de 79.183 alumnos catalanes estaban citados a esta evaluación de final de etapa, que terminará este viernes y que este año alcanza su novena edición

"Quizás el cambio obedece al hecho de que a primera hora, los alumnos están 'a priori' más despejados, menos cansados de hacer exámenes", reflexiona Carme Giménez, directora de la escuela pública La Caixa, de Barcelona, donde ninguno de los alumnos convocados ha faltado a la cita. En todo caso, ha constatado Giménez, la de este jueves ha sido una prueba "dentro de lo previsto, en la que los estudiantes han tenido que deducir e inferir informaciones a partir de situaciones de la vida cotidiana".

Los alumnos han tenido que mostrar en Catalán su comprensión lectora con un texto para jóvenes de Jaume Cabré 

En Lengua Catalana, tras el dictado, los alumnos han tenido que demostrar su comprensión lectora a partir de un texto adaptado de 'L’home de Sau', una novela juvenil de Jaume Cabré, y de un artículo sobre la figura de Leonardo da Vinci. En la redacción se les ha planteado desarrollar, en formato de noticia, cuál ha sido, en su opinión, uno de los inventos que más ha mejorado la vida en la sociedad actual.

En Matemáticas, la prueba ha girado en torno a un tiquet de compra de material escolar en una papelería, a la organización de una carrera de atletismo, a las actividades del recreo escolar y a la distancia recorrida en una excursión.

Tras la Mates y el Catalán del primer día, para este viernes están previstas el Castellano y la Lengua Extranjera (76.325 alumnos harán Inglés y 451 Francés). Los resultados de los exámenes, que este año cuentan con 3.477 examinadores que controlan su correcta realización y con 1.106 correctores, se conocerán durante la primera quincena de junio, antes del final de curso.

La oposición: un boicot con poca difusión

JORNADA TRANQUILA
A diferencia de los últimos años, el boicot anunciado para esta edición la convocatoria de las pruebas de evaluación de sexto de primaria apenas tuvo repercusión mediática. La jornada de ayer discurrió con tranquilidad en la mayoría de escuelas y solo algunas familias (en el barrio de Gràcia de Barcelona, por ejemplo) dejaron de llevar a sus hijos al colegio para evitar que hicieran el examen. El pasado febrero, diversas entidades llamaban a boicotear las pruebas, «porque encorsetan la innovación y agravan la segregación».


247 ESTUDIANTES EL 2016
El curso pasado, Ensenyament informó de que habían sido 247 los estudiantes de sexto de primaria que no realizaron la prueba, a la que estaban convocados 77.000 escolares. La ‘conselleria’ estima que entre los ausentes estarían incluidos los alumnos hijos de las familias que llamaron a boicotear las pruebas de ese año.

Para darle la mejor experiencia posible estamos cambiando nuestro sistema de comentarios, que pasa a ser Disqus, que gestiona 50 millones de comentarios en medios de todo el mundo todos los meses. Nos disculpamos si estos primeros días hay algún proceso extra de 'login' o el servicio no funciona al 100%.