Ir a contenido

Muere en Italia a los 117 años la mujer más anciana del mundo

Era la última persona que quedaba con vida nacida en el siglo XIX

EL PERIÓDICO / BARCELONA

Emma Morano, la mujer más anciana del mundo, ha fallecido a los 117 años.

Emma Morano, la mujer más anciana del mundo, ha fallecido a los 117 años. / OLIVIER MORIN (AFP)

Emma Morano se la consideraba la última superviviente conocida del siglo XIX. Nació el 29 de noviembre de 1899 y ha fallecido hoy sábado en su domicilio de Verbania (al norte de Italia) a la edad de 117 años, según a anunciado la prensa italiana.

"Recordaremos siempre su fuerza para seguir adelante", ha declarado la alcaldesa del municipio, Silvia Marchionini, quien considera que la anciana "tuvo una vida extraordinaria". Estuvo casada un par de veces y tuvo un hijo que murió a los pocos meses de vida. Según relató, uno de sus maridos la maltrataba y fue una de las primeras mujeres en separarse de su país. Tras esas experiencias decidió que prefería la autonomía de estar sola, pese a los pretendientes que tuvo. Trabajó durante décadas en una fábrica de bolsas de arpillera y más tarde como cocinera en un colegio de monjas.

Cuando investigadores y periodistas le preguntaban sobre su longevidad, siempre explicaba que desde que en su juventud le diagnosticaron anemia, comía tres yemas de huevo al día (dos en los últimos años), algo de carne, un poco de fruta y una copita de grapa cuando había algo que celebrar.

Según el Gerontology Research Group (GRG), un grupo estadounidense que busca y certifica a las personas de más edad del mundo, tras la muerte de Morano, la nueva decana de la humanidad es una jamaicana, Violet Brown, nacida el 10 de marzo de 1900 y que por tanto también ha cumplido ya los 117.

La fallecida destaca también porque fue autónoma hasta los 115 años, aunque ya no salía de su pequeño apartamento de desde hacía 20. Sin embargo, desde hace un par de años estaba postrada en su cama y necesitaba contar con una auxiliar de enfermería a tiempo completo