Absuelto el cura Román de abusos sexuales a un menor

La Audiencia de Granada considera que no hay pruebas contra el sacerdote y justifica el fallo en la "falta de persistencia" y las "graves contradicciones"

La víctima, ya mayor, denunció el caso en 2014 en una carta al Papa Francisco, que le animó a ir a los tribunales

El padre Román, acusado de abusos sexuales a un menor, a su llegada a la Audiencia de Granada, el lunes 6 de marzo.

El padre Román, acusado de abusos sexuales a un menor, a su llegada a la Audiencia de Granada, el lunes 6 de marzo. / EFE / MIGUEL ÁNGEL MOLINA

Se lee en minutos

JULIA CAMACHO / SEVILLA

El arzobispo de Granada dio verosimilitud a su testimonio, y el papa Francisco, que conoció el caso a través de una desgarradora carta en el 2014, fue quien le animó a denunciar porque "la verdad es la verdad y no debemos esconderla". Sin embargo, el conocido como 'caso Romanones', el mayor juicio a la pederastia eclesial en España, se queda en nada ante la falta de pruebas y la "concurrencia de graves contradicciones en la declaración de la presunta víctima, que proporciona versiones de los hechos imprecisas y vacilantes", según la sentencia absolutoria conocida este martes.

El caso, que implicó a una decena de sacerdotes y dos laicos, supuso cambios en las posiciones de la Iglesia respecto a los abusos sexuales del clero a menores. El Papa no solo respaldó a la víctima, sino que además instó a un Arzobispado de Granada obstruccionista a abrir una investigación interna sobre el clan de los Romanones, nombre que recibía el grupo en alusión al considerado cabecilla, Román Martínez. La propia Conferencia Episcopal se vio obligada a hacer públicos sus protocolos de actuacion ante los abusos. Fue el detonante que animó a otras supuestas víctimas a alzar la voz en otros puntos de España.

Mientras la investigación del arzobispado se eternizaba, las pesquisas policiales apuntaron a que el testimonio de Daniel, nombre bajo el que se ocultó la víctima, tenía un "alto grado de veracidad", en contraste con la ausencia de verosimilitud que detectó la Policía Científica en la declaración del cura Román. Sin embargo, el primer aviso de que el caso podía hundirse llegó con el fin de la instrucción: aunque se consideraban probados, la Audiencia dio por prescritos los delitos de pederastia para once de los acusados, inaugurando así un debate que cobraría fuerza más tarde y llegaría a los ámbitos político y legislativo con el 'caso Maristas.

El cura Román se quedó solo en el banquillo, afrontando una petición de 26 años de cárcel por un delito de abuso sexual continuado agravado por el resultado de acceso carnal. Durante todos estos años negó los hechos, insistiendo en que se limitó a asesorar a la victima para que profundizara en su fe y que solo ofreció amor "cristiano y fraternal". Un relato que causó mayor desazón contrapuesto al de Daniel, que mientras subrayaba su completa dependencia "espiritual y psicológica" desgranaba escenas de sexo en grupo, masajes que terminaban en masturbación o tocamientos en la cama. Siempre con la excusa de "vivir más intensamente la espiritualidad".

Te puede interesar

Sin embargo, y con las mismas pruebas con las que sustentó su petición de cárcel en la instrucción, el fiscal cambió de opinión tras la vista oral. Pese a la enorme "frustración" que pudiera provocar su decisión, sin pruebas no había caso, dijo. "No puedo decirles lo que ha pasado, la relación entre Román y el denunciante, si hubo abusos o penetraciones", afirmó.

La sentencia mantiene esa línea, cargando las tintas en la víctima. No solo le reprocha una "conducta desleal" -condenándole por ello a pagar las costas de la defensa-  por "mentir respecto de circunstancias objetivas", sino también su actitud "poco colaboradora cuando la situación se tornaba contraria a sus intereses". Por este motivo, el tribunal justifica que la absolución del procesado se basa "no solo en la falta de pruebas contra el mismo sino también, y a consecuencia de ello, en la falta de convicción que el testimonio de la presunta víctima nos causa, resultando de su relato aspectos absolutamente inverosímiles".