Ir a contenido

inteligencia artificial

Neuralink, el proyecto de Elon Musk para fusionar cerebro y ordenador

Una 'start-up' lanzada por el fundador de Tesla busca desarrollar una tecnología que permita cargar y descargar pensamientos

El empresario Elon Musk, en una presentación el pasado septiembre.

El empresario Elon Musk, en una presentación el pasado septiembre. / AFP / HECTOR GUERRERO

El fundador y director ejecutivo de la empresa TeslaElon Musk, ha lanzado una 'start-up' llamada Neuralink que tiene como objetivo desarrollar una tecnología que permita a los ordenadores fusionarse con cerebros humanos, según informa el 'Wall Street Journal' citando a fuentes conocedoras del proyecto.

Neuralink persigue lo que Musk llama la tecnología del "lazo neural", que se basa en la implantación de pequeños electrodos en el cerebro que podrían cargar y descargar pensamientos. Los primeros prototipos podrían utilizarse para tratar enfermedades del cerebro, como la epilepsia o la depresión, según explica el mismo medio. Estos implantes se basarían en electrodos ya utilizados para tratar trastornos ceberales como el párkinson. Más adelante, su implantación también podría ayudar a las personas a competir con las máquinas y potenciar el cerebro humano.

EQUIPO DE INVESTIGACIÓN

El diario estadounidense explica que científicos están trabajando para encontrar una forma segura de implantar estos electrodos y de mantenerlos estables en el cerebro. Siempre según el medio estadounidense, en las últimas semanas Neuralink ha contratado a destacados académicos que ya están trabajando abordando el proyecto desde distintos campos.

El propio Musk comentó en 'Vanity Fair' este domingo que para un proyecto "significativo" en este ámbito "hacen falta cuatro o cino años". Según explica el 'Wall Street Journal', Neuralink fue registrada en California como una compañía de "investigación médica" el pasado julio.  Fuentes conocedoras de la compañía describen a este rotativo una estrategia empresarial similar a la de la compañía espacial Space X y la de automóviles Tesla. 

Musk, el empresario surafricano que quiere iniciar la colonización de Marte en 2022 y que enviará a los primeros turistas al espacio en el 2018, no se ha pronunciado oficialmente sobre el nuevo proyecto. Hace apenas quince días, el emprendedor anunció su último gran reto: solucionar con sus baterías la crisi de suministro energético del sur de Australia.

Un atrevido visionario

Elon Musk es un atrevido visionario. Varios son los intentos de este emprendedor sudafricano por avanzarse al futuro, ofrecer soluciones a la movilidad o mejorar la sostenibilidad de los hogares. Algunas ideas han salido bien, otras no tanto. Algunas están en proceso.

Tesla lanzó en el 2008 su primer coche al mercado, el deportivo Roadster. Le siguieron los sedán Modelo S y el Modelo X. Todos ellos caros. El objetivo de Musk fue hacerlos asequibles. Tesla obtuvo por primera vez beneficios en el 2013, tras casi una década en funcionamiento.

Desde su fundación en el 2002, la compañía SpaceX no ha cesado de buscar la fórmula para usar cohetes reutilizables que aterrizan verticalmente, un modelo que abarataría las misiones espaciales. Al negocio se ha apuntado también Jeff Bezos, el fundador de Amazon.

Powerwall son baterías eléctricas pensadas para abastecer de electricidad a hogares, empresas e instituciones públicas reduciendo la dependencia de las eléctricas. Musk confía en que sean una solución para los países pobres donde millones de personas no tienen luz.

Por eso se ha comprometido a solucionar la crisis energética que padece el sur de Australia en 100 días. Si no cumple con el plazo, pagará de su bolsillo la tecnología con la que aspira a paliar los problemas de la región.