Ir a contenido

UN MES PARA LA DECISIÓN

La NASA sopesa probar su nueva cápsula 'Orion' con tripulación real

La previsión de la agencia aeroespacial era utilizar maniquís en la misión, que alcanzará la órbita lunar

Recreación virtual del lanzamiento del supercohete SLS.

Recreación virtual del lanzamiento del supercohete SLS. / NASA

La NASA sopesa que el vuelo inaugural del supercohete 'SLS' y la cápsula 'Orion' sea tripulado y alcance la órbita lunar, como estaba previsto en la planificación inicial con maniquís, pero en el 2019. 

La denominada Misión de Exploración 1 (EM-1 por sus siglas en inglés), sin tripulación, había sido fijada para noviembre de 2018. Pero el administrador interino de la NASA, Robert Lightfoot, pidió el 15 de febrero estudiar que dicha misión fuera con astronautas a bordo. La agencia espera dar una respuesta en el plazo de un mes.

La evaluación revisará la factibilidad técnica, los riesgos, los beneficios, el trabajo adicional requerido, los recursos necesarios y los impactos relacionados con el cronograma para agregar la tripulación a la primera misión.

OBJETIVOS

"Nuestra prioridad es asegurar la ejecución segura y efectiva de todas nuestras misiones de exploración planificadas con la nave espacial 'Orion' y el cohete 'Space Launch System'", ha dicho William Gerstenmaier, administrador asociado para el directorio de Exploración Humana espacial. "Esta es una evaluación y no una decisión, ya que la misión principal de EM-1 sigue siendo una prueba de vuelo sin tripulación".

La agencia está evaluando las ventajas y desventajas de este concepto con respecto a los objetivos a corto y largo plazo de lograr capacidades de exploración espacial profunda para Estados Unidos. Asumirá el lanzamiento de dos miembros de la tripulación a mediados del 2019, y considerará los ajustes al actual perfil de la misión EM-1, explica la NASA en un comunicado.

Durante la primera misión de 'SLS' y 'Orion', la NASA planea enviar la nave espacial a una distante órbita lunar retrógrada, lo que requerirá maniobras adicionales de propulsión, un sobrevuelo de la Luna y encendido de motores para la trayectoria de retorno. La misión está planeada como una trayectoria desafiante para probar maniobras y el ambiente de espacio esperado en misiones futuras al espacio profundo.

Si la agencia decide poner a la tripulación en el primer vuelo, es probable que el perfil de misión de 'Exploration Mission-2' lo reemplace, que es una misión de aproximadamente ocho días con una inyección multi-translunar con una trayectoria de retorno libre.

PROPULSIÓN

La NASA está investigando los cambios de 'hardware' asociados con el sistema que serán necesarios si la tripulación va a ser agregada a EM-1. Como condición inicial, la NASA mantendría la etapa de propulsión criogénica interina para el primer vuelo. La agencia también considerará incluir la prueba de aborto para 'Orion' antes de la misión.

Independientemente del resultado del estudio, la evaluación de factibilidad no está en conflicto con los programas de trabajo en curso de la NASA para las dos primeras misiones. El 'hardware' para el primer vuelo ya ha comenzado a llegar al Centro Espacial Kennedy de la NASA en Florida, donde las misiones se lanzarán desde el histórico 'Pad 39B' de la agencia.

0 Comentarios
cargando