Ir a contenido

Muere un hombre de 40 años en el incendio de una vivienda en Manresa

El origen del fuego apunta a una estufa eléctrica que habría entrado en contacto con una silla acolchada

La víctima tenía la luz cortada pero tenía servicio porque había pinchado la red general de la finca

GUILLEM SÀNCHEZ / BARCELONA

Fallece un hombre de 40 años tras un incendio en un piso de Manresa. / ALBA GOMEZ / ACN

Un hombre de 40 años ha muerto este lunes de madrugada en el incendio que se ha originado en su vivienda de Manresa. Los Bomberos de la Generalitat han recibido el aviso a las 1:11 horas. Tras extinguir las llamas, algunos bomberos han entrado en el domicilio y han hallado su cuerpo. El Sistema de Emergencias Médicas (SEM) ha certificado su muerte. 

Las llamas han calcinado totalmente el comedor del piso, situado en la calle Prudenci Comellas, cerca del cuartel de la Guardia Civil. El resto de la casa estaba afectado sobre todo por el humo de la combustión. Como medida preventiva, momentáneamente se han desalojado unos 13 vecinos del edificio de cuatro plantas. Todos han podido regresar cuando el fuego se ha dado por extinguido.

Fuentes del Ayuntamiento de Manresa han atribuido estos hechos a un accidente y han indicado a la agencia ACN que no tenían registrada la víctima como usuaria de los servicios sociales. Sin embargo, el vecino tenía la luz cortada desde hacía tiempo. En realidad, ni siquiera tenía el contado instalado. Disponía de electricidad porque había pinchado la red general que suministra al resto de familias de la finca. 

La Unitat de Inspecció Ocular de los Mossos d'Esquadra se ha hecho cargo de la investigación de este suceso. Las primeras conclusiones apuntan a que la causa del fuego sería accidental: una estufa eléctrica que habría entrado en contacto con una silla de oficina acolchada. El hombre habría fallecido intoxicado por el humo. En el interior del domicilio, los bomberos han encontrado también el cadáver de un perro y marihuana.

UN 16% MÁS DE INCENDIOS EN DOMICILIOS 

El 2016 se cerró con 20 víctimas mortales producidas en incendios de viviendas. Los fuegos en el interior de domicilios han crecido un 16% desde el 2014

La inmensa mayoría de estos siniestros se desencadenan por descuidos de los inquilinos. Las tres más frecuentes son dejar una olla en el fuego, sobrecargar un ladrón excesivamente o acercar estufas -con llama o con resistencias incandescentes- al tejido inflamable de una cortina o de una prenda de ropa.