Ir a contenido

EN PONTEVEDRA

Un hombre vuela la casa y mata a su expareja en Redondela

El agresor y la mujer, ambos fallecidos, estaban en proceso de separación y tenían tres hijos

Los investigadores encontraron bombonas de butano "con las mangueras cortadas" y restos de gasolina

Todo apunta a un posible nuevo caso de violencia de género.

Una mujer y su expareja han muerto en la noche del lunes en una explosión intencionada en una vivienda de la localidad pontevedresa de Redondela. Se trata de María José M. G., de 50 años, y Emilio, de 47 años, una pareja que estaba en proceso de separación. Al parecer, el hombre ya la había amenazado anteriormente a la mujer, si bien no constan denuncias previas.

Los primeros indicios apuntan a que se produjo una deflagración (y posterior incendio) intencionada, ya que se localizaron bombonas de butano "con las mangueras cortadas" y restos de gasolina. El crimen recuerda al que se produjo en Premià de Mar el pasado 18 de septiembre, cuando un hombre cortó las cañerías del gas para provocar una explosión que acabó con la vida de su pareja. Días más tarde el agresor también acabó muriendo en el hospital a causa de las quemaduras. 

ATAQUES DE ANSIEDAD

En el caso de la explosión de Redondela, fuentes de la investigación han confirmado que, en el momento del suceso, en la vivienda se encontraban solo los dos fallecidos, cuyos cuerpos carbonizados fueron encontrados juntos.

No obstante, en la casa, de varias plantas, viven otros familiares, algunos de cuales tuvieron que ser atendidos por los servicios sanitarios de emergencia debido a su estado de ansiedad. Además, los bomberos tuvieron que apuntalar parte de la vivienda, porque uno de los muros de carga sufrió graves daños y había riesgos de derrumbe.

TRES HIJOS

La pareja tiene tres hijos y, en un primer momento, se especuló con la posibilidad de que el más pequeño pudiera estar en la casa cuando se produjo la explosión. No obstante, se confirmó posteriormente que se encontraba con sus abuelos paternos.

Hasta el lugar del suceso se han desplazado representantes del gobierno local, encabezados por el alcalde, Javier Bas, así como el concejal de Seguridad del Ayuntamiento de Vigo (los bomberos de la ciudad olívica tuvieron que intervenir en la extinción del fuego y en el apuntalamiento de la vivienda), Carlos López Font, y el delegado de la Xunta, Ignacio López-Chaves.

CONSTERNACIÓN EN EL PUEBLO

El teniente de alcalde de Redondela, Miguel Ángel Álvarez, ha expresado la "consternación" del ayuntamiento ante el "trágico suceso", y ha subrayado que todos los vecinos están "sorprendidos", porque el lugar de los hechos, en el Camiño Pousadoura, "es un barrio tranquilo".

Álvarez, quien ha subrayado que el gobierno local está "a disposición" de la familia afectada, ha confirmado que los dos fallecidos se encontraban en proceso de separación y que el hombre, Emilio F.C., "estaba con frecuencia por el barrio", y era habitual verlo llegando o saliendo con su hijo de 8 años.