Ir a contenido

El libro de texto se adapta a la innovación

Las editoriales empiezan a ensayar nuevas soluciones para trabajar por proyectos en las aulas

Teide y Planeta ofrecen ya plataformas digitales que incluyen asesoramiento y formación del profesorado

MARÍA JESÚS IBÁÑEZ / BARCELONA

Estudiantes del colegio El Pilar de Premià de Mar trabajan con los materiales de Teide Projectes.

Estudiantes del colegio El Pilar de Premià de Mar trabajan con los materiales de Teide Projectes. / FERRAN SENDRA

El objetivo final es organizar una feria a la que estarán invitados todos los alumnos de la escuela, sus familias y los vecinos del barrio que quieran asistir. Y con ese propósito, el de que todo quede 'niquelado' para la gran cita, trabaja este segundo trimestre la clase de primero de ESO de la escuela El Pilar de Premià de Mar. Es viernes, después del recreo, y en el tiempo dedicado al trabajo por proyectos una treintena de chavales mueven las mesas del aula y se agrupan de cuatro en cuatro, de tres en tres algunos, para ponerse manos a la obra. Hay dos, por ejemplo, que se dedican a seleccionar las canciones para la banda sonora para un vídeo que están montando, mientras enfrente una chica y un chico del mismo equipo diseñan una infografía. En todos los grupos, hay un estudiante que anota los progresos en una especie de cuaderno de bitácora.

“Este cuaderno tiene una doble función: por una parte, les sirve a ellos, a los alumnos, como guía para ver cómo avanzan sus investigaciones, para planificarse y ordenar las ideas, y, por otra, es la herramienta que tiene el profesor para hacer un seguimiento y, al final, poder evaluar el trabajo de los chicos”, explica la directora del centro, Isabel Rubio.

El cuadernillo en cuestión es uno de los materiales que ha elaborado la editorial catalana Teide dentro de su programa para dar apoyo al aprendizaje por proyectos en las aulas. Además del bloc de notas (hecho en formato de papel), Teide Projectes dispone de una plataforma de contenidos 'online' para los docentes y los alumnos, ofrece formación específica a los profesores y asesora a los equipos directivos sobre cómo hacer el cambio pedagógico. Este curso, cuatro escuelas -entre ellas, esta pequeña concertada de Premià de Mar- están trabajando con este nuevo recurso en fase de prueba piloto.

Los nuevos formatos ya no pasan por trasladar el libro de texto tradicional a un pdf, como se hizo hace unos años 

También en el colegio público Octavio Paz, en el barrio de Navas de Barcelona, están incorporando una metodología similar, aunque allí han optado por no utilizar el cuadernillo de papel. La escuela barcelonesa cuenta en este caso con el apoyo de AulaPlaneta, que como Teide ofrece una plataforma de servicios que va más allá del soporte tradicional del libro de texto. "Hemos firmado una alianza por la que, además de contenidos y de licencias digitales, nos facilitan un plan de formación para el profesorado", detalla Xavier López, director del centro, que está poniendo en marcha un ambicioso proyecto de transformación pedagógica. 

RECONVERSIÓN NECESARIA

Era reinventarse o morir. La implantación, cada vez más extendida en las escuelas catalanas, de la cacareada innovación educativa, en la que pierden peso (o directamente desaparecen) los deberes, los exámenes y los libros de texto, amenaza con poner en jaque al sector de las editoriales de manuales escolares.

Con la implantación de la innovación educativa, pierden peso los deberes, los exámenes y el manual escolar convencional

La Asociación Nacional de Editores de Libros y Material de Enseñanza (ANELE) reconoce que desde el 2008 la caída de las ventas en el sector ha sido superior al 35%, y aunque atribuye buena parte del retroceso a las restricciones económicas que las escuelas y las familias de alumnos han tenido que aplicar durante los años de la crisis, no deja de reconocer que la innovación (y el cambio de métodos de trabajo que esta conlleva) les está afectando. Por eso, aunque todavía es muy incipiente, algunas editoriales han empezado un movimiento propio de renovación, investigando y explorando nuevos formatos. En Catalunya, han sido Teide y Planeta las que han tomado la iniciativa.

“Las necesidades de las escuelas están cambiando a pasos agigantados y nosotros hemos apostado por una solución que ya no es rígida como lo era el libro de texto convencional, sino que se puede ir ajustando, se personaliza segun el trabajo del docente y el del alumno”, explica Jaume Ríos, director editorial de Teide. “Son plataformas que dan acceso a contenidos, muchas veces conectados a las fuentes originales de información, y que se pueden utilizar de distintos modos, ya sea en el aula dentro del horario lectivo o como refuerzo adicional para el estudiante”, aporta Mireia Pi, responsable pedagógica de AulaPlaneta.

UN NUEVO CONCEPTO

Ambas editoriales han apostado "por crear plataformas digitales de servicios educativos", señala Àlex Egea, profesor de Teoría e Historia de la Educación en la Universitat de Barcelona (UB). Las soluciones que plantean son muy similares y eso que cada compañía las ha desarrollado por su cuenta, con su propio equipo de asesores didácticos y con recursos y puntos de partida diferentes.

"Son materiales que permiten trabajar mediante enfoques globalizados, no son contenidos lineales como eran hasta ahora los libros de texto", detalla Egea. No se trata “de trasladar el libro de texto de toda la vida a un pdf, como se hizo hace unos años cuando se pretendió que cada alumno trabajara con su propio ordenador”, añade Joaquim Prats, catedrático de Didáctica de las Ciencias Sociales, también en la UB

Lo que plantean las dos editoriales catalanas, explican sus responsables, supone que dejen de ser meras distribuidoras de contenidos, "aunque estos sean contenidos de la vida real y pensados para que cada alumno los trabaje a su ritmo", señala Jaume Ríos. "No todos los profesores han recibido la formación específica para saber trabajar por proyectos, o no disponen de los recursos para preparar las clases según estas nuevas metodologías, y esto es lo que ofrecen estas plataformas", apostilla Isabel Rubio, la directora del colegio El Pilar de Premià de Mar.  

"Al final, son los maestros los que marcan las necesidades, los que deciden con qué materiales trabajan en cada momento y cómo abordan cada situación", prosigue Xavier López, el director del Octavio Paz, una escuela en la que se combinan los materiales de AulaPlaneta con otras metodologías.

Por eso, argumenta Fernando Baquero, responsable del área de primaria en Teide, "estas plataformas son organismos vivos que se van a ir adaptando a medida que se vayan implantando". Y para evaluar si el método funciona, la editorial cuenta con el apoyo de distintas universidades catalanas y de "pedagogos y maestros de trinchera".

0 Comentarios
cargando