MOVILIZACIÓN POR LA CRISIS MIGRATORIA

Catalunya pide acoger refugiados ya

Decenas de miles de personas se manifiestan en Barcelona a favor de la llegada de asilados y contra el cierre de fronteras

Los impulsores reclaman un pacto social y político y que el dinero de Europa se destine a la asistencia y no a "pelotas de goma ni alambres"

Manifestación en Barcelona por la acogida de refugiados. / COTRINA / CORTADELLAS / NADEU

5
Se lee en minutos
Carlos Márquez Daniel
Carlos Márquez Daniel

Periodista

Especialista en Movilidad, infraestructuras, política municipal, educación, medio ambiente, área metropolitana

Escribe desde Barcelona

ver +

Òscar Camps, impulsor y cabeza visible de la oenegé Proactiva Open Arms, no era demasiado optimista. "Porque una cosa es la solidaridad en casa o en las redes sociales, y otra muy distinta, salir a la calle". Al final, este rescatador se ha ido con el corazón partido. Feliz por las decenas de miles de personas que este sábado han tomado Barcelona contra el cierre de fronteras y en apoyo de los refugiados y de su acogida digna. Y compungido, porque mientras marchaba por el centro de la ciudad, sus compañeros rescataban en aguas libias a 400 seres humanos, y no había noticias de una embarcación con otros 110 a bordo.

La manifestación ha sido un severo golpe de atención a la burocracia. Organizada desde la sociedad civil, la marcha ha exigido medidas urgentes. Inmediatas, de hecho. Y que "basta ya de excusas". Han sido 160.000, según la Guardia Urbana -500.000 según los impulsores- los ciudadanos que durante más de dos horas han recorrido los 2,5 kilómetros que separan la plaza de Urquinaona de la playa del Somorrostro, símbolo del chabolismo preolímpico. "Queremos acoger" ha sido el lema más coreado, seguido del "casa nostra, casa vostra", el nombre con el que se ha bautizado esta marea azul.

RESCATE EN EL SOMORROSTRO

Cuando el frontis de la manifestación ha tocado el mar, sobre las 17.30 horas, el vagón de cola todavía estaba en el punto de arranque. Los últimos han llegado al Mediterráneo sobre las siete de la tarde, cuando ya habían terminado los discursos y los turistas volvían a reinar en la Barceloneta. Se han perdido la simulación de rescate que ha contado con la participación de la Fura dels Baus, que la semana pasada montó el concierto del Sant Jordi a favor de los refugiados y este sábado se ha hecho a la mar para que Barcelona pudiera comprobar, no sin cierto pasmo, cómo se saca del agua a alguien que busca un nuevo hogar. En el fondo de la postal, a unos 150 metros de la costa, el barco Astral de Proactiva Open Arms. Los 'refugiados' han arribado a la arena (el agua está a poco más de 13 grados) y han recibido asistencia inmediata. Agua, mantas, y el calor de un voluntario. A su alrededor, decenas de chalecos, como los que abandonan los asilados cuando llegan a cualquier playa del sur de Europa.

FERRAN NADEU

Decenas de miles de personas, en la manifestación de este sábado.

Ha sido una movilización transversal. Jóvenes, familias, personas mayores; de todo. Había refugiados, entidades sociales de todo tipo, organizaciones como Amnistía Internacional o Intermon Oxfam. Nada ni nadie ha sido capaz de capitalizar el mensaje ni a sus portadores. En el escenario instalado junto al paseo Marítim, dos refugiadas han compartido su experiencia. Una mujer bosnia llegada a principios de los 90 ha dado las gracias por la Catalunya que le dio "la oportunidad de vivir". "Veo que ese mismo corazón que se abrió en el 92 late hoy igual, quizás con más fuerza y más solidaridad. La única diferencia es el impedimento político actual, y las mentiras que nos cuentan cada día". Mira, una joven siria de 18 años, ha dicho que no tiene ningún deseo de "dar pena". "No hay una crisis de refugiados, somos víctimas de la guerra", ha defendido. 

También han tomado la palabra los dos jóvenes impulsores de la manifestación, Lara Costafreda y Rubén Wagensberg. A ellos también hay que agradecer el concierto del sábado pasado, por cierto. Han explicado que el año pasado visitaron los campos de refugiados de la frontera de Grecia y Macedonia. "Pensamos que había que hacer algo". Y se pusieron a pensar; vaya si pensaron. "Se han terminado las excusas. Tenemos que acoger, y tenemos que hacerlo ahora", ha reclamado esta ilustradora de 27 años. Wagensberg, profesor de 30 años, ha celebrado que Barcelona haya acogido la manifestación en favor de los refugiados más multitudinaria de Europa.

JORDI COTRINA

Niños de una escuela de Ullastrell, con dibujos sobre la acogida de refugiados.

Luego ha pasado a la acción, recordando a las "multinacionales que explotan países enteros y les roban su futuro". Ha exigido que el dinero que recae en el Gobierno de Mariano Rajoy -que es quien tiene las competencias en materia de protección internacional- para tratar el asunto de los asilados se invierta en recibir a los refugiados y no en el control de las fronteras, "donde se lanzan pelotas de goma y se instalan alambres con cuchillas". 

Por todo ello, los organizadores han pedido a la sociedad civil, a las entidades, a los ayuntamientos y a la Generalitat que tejan un frente común. "Tenemos el deber de hacerlo". Este bloque, sin embargo, ya se fabricó en septiembre del 2015, pero sigue chocando, o en eso se escudan las administraciones catalanas, en un Estado que no cumple con los compromisos adquiridos con Europa. A saber: de los 17.337 refugiados que debería asumir España, solo lo han llegado 1.034, menos del 6%. Catalunya, que alberga a 471, se comprometió en su momento a acoger a 4.500, aunque por ahora, según la Generalitat, hay plaza para 1.200, y subiendo. Ante estas cifras, Wagensberg ha reclamado "sancionar a los estados que no cumplen sus propios compromisos de acogida". 

Noticias relacionadas

Òscar Camps, ya consciente de lo conseguido este sábado en Barcelona, ha aplaudido la lección que ha dado la sociedad con esta movilización. "Ha hablado el pueblo, ahora veremos cómo reaccionan los políticos". 

Puigdemont recibe a los impulsores de la marcha

El 'president' de la Generalitat, Carles Puigdemont, ha recibido en la sede del Govern a los organizadores de la campaña 'Casa nostra, casa vostra' al término de la manifestación que ha recorrido el centro de la ciudad. Al encuentro en la Generalitat también han asistido los ‘consellers’ de Agricultura, Meritxell Serret; Treball, Dolors Bassa; Presidència, Neus Munté; Afers Exteriors, Raül Romeva; Salut, Toni Comín, y Governació, Meritxell Borràs. Todos estos ‘consellers’ del gobierno de Junts pel Sí han participado de la manifestación, como también lo ha hecho la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, que ha aplaudido que la ciudad se haya convertido en la “capital de la esperanza y de la defensa de la paz, los derechos humanos y la convivencia”. Por parte del Govern, Munté ha reclamado al Estado que “se ponga las pilas” en materia de acogida de refugiados.