Ir a contenido

Viaje a la Internet Oscura

Parte de la red inaccesible para los buscadores esconde actividades ilegales

Las drogas son el producto más ofrecido pero el porno infantil es lo más buscado

Carmen Jané

Un paseo por la internet oscura de la mano de Carles Mateu, profesor de redes de la Universitat de Lleida. / RAMON GABRIEL

Internet es un mundo, un cibermundo, y como todos también tiene sus zonas oscuras. Webs que se esconden de los grandes vigilantes de la red, que son los buscadores (Google, Bing) que pretenden que todo lo saben. Pero hay páginas que nadie ha puesto nunca bajo los focos, como las intranets, las páginas descartadas o los foros bajo registro. Son la Deep Web. Y dentro de esta, hay una parte más escondida, conscientemente oculta bajo múltiples capas de tráfico encriptado. Es la Dark Web, la Internet Oscura, según los puristas, en las que hay de todo, la mayoría ilegal.

Como en las calles de los malos barrios, para adentrarse en la Internet Oscura es mejor ir acompañado. Nuestro anfitrión será Carles Mateu, profesor de redes y seguridad en la Universitat de Lleida y todo un veterano de las redes que defiende la parte activista de internet en pro de los derechos civiles. “Internet es como un gran iceberg del que solo vemos una pequeña parte. De la parte oculta, una parte aún más pequeña está conscientemente escondida bajo capas de encriptación”.

Para acceder a ella hay que usar un navegador especial. Desde el ordenador, el más popular es Tor Browser Bundle, que se descarga de su página. Pero el gran problema de la Internet Oscura es que hay que saber a dónde se quiere ir, porque no hay ni página de inicio ni 'googles' que valgan. Y saber inglés. La Internet oscura en castellano es corta y la catalana apenas existe. 

Para acceder, hay que saber a dónde se quiere ir porque no hay página de inicio

Además, los buscadores que funcionan, como Duckduckgo, indexan muy pocas páginas y no todas están activas, sino que aparecen y desaparecen con cierta frecuencia, lo que hace que también haya pocos enlaces. Así que Mateu propone comenzar por Ahmia, un buscador finlandés que tiene versión .fi y versión .onion (la de la Dark Web) para buscar Tor Wiki, un directorio mantenido por los propios usuarios que ordena por categorías.

La opción es tan popular que muchos han optado por repetir la misma página en varios servidores. ¿Cuál es la buena? La que califica a la mayoría de enlaces como SCAM (estafa en inglés), una advertencia que los replicadores se afanan en cambiar por VERIFIED (comprobada) para animar a los futuros incautos.

DIRECCIONES IMPOSIBLES

"El nivel de fraude es impresionante. Hay mucho engaño, y es muy fácil porque las direcciones son imposibles de recordar”, advierte Mateu. Combinaciones de letras y números acabadas en .onion que se han de copiar en un documento externo o en Favoritos. El equivalente, en la internet real, a apuntar las contraseñas en un papel.

Lo primero que se ofrecen son los mercados. En Grams, uno de los más populares, la palabra sugerida ya es “cannabis”. A partir de ahí, toda una oferta de farmacia ilegal (cocaína, metanfetamina…) a golpe de buscador. Y que el material o la oferta sean auténticos depende de la confianza de cada uno.

El humor 'hacker' aparece pronto. Bajo el epígrafe “Servicios financieros” figuran páginas que anuncian tarjetas de crédito robadas, billetes falsos, cambios de divisas a la moneda virtual bitcoin, información para jugar en bolsa, ofertas de “lavado con bitcoins” y tarjetas de regalo de Visa, Amazon o eBay falsificadas. “La mayoría ya están marcadas como estafas”, advierte Mateu. 

Se ofrecen 'servicios financieros' e informáticos para lavar dinero o realizar ataques

De ahí se puede saltar a páginas que venden códigos para supuestas apuestas deportivas, tráfico de armas (una pistola puede costar 600 euros y las balas se ofrecen por 40), documentos oficiales (pasaportes, carnets de conducir, visados...), objetos de electrónica como móviles o tablets de sospechosa procedencia, tarjetas SIM reactivadas o incluso cigarrillos. Algunos hasta detallan a qué países lo pueden enviar. La dirección del remitente, obviamente, no aparecerá nunca.

Otro material que prolifera son libros pirateados, porque subir una película es poner a prueba la paciencia, dada la lentitud general de la red, incluso con una buena conexión.

CATÁLOGO DE OFERTAS

La Internet Oscura también es un tablón de anuncios de servicios personales. En Rent-a-hacker, un supuesto informático “con 20 años de experiencia” se ofrece para usurpar el Facebook de alguien por 200 euros (en bitcoins) entre un catálogo de opciones que incluye “robo de correos”, ataques a webs o “arruinar personas”, con el doble sentido de dejar sin dinero o sin reputación. En este último, una banda que promete palizas por 700 euros en bitcoins. “Esto son claramente estafas. Porque si no lo hacen, a ver a quién reclama“, ironiza Mateu.

“Por la Dark Web pululan 'hackers', delincuentes y policías, a ver qué pillan”, explica. Incluso Europol da formación a sus agentes sobre el tema y el FBI llegó a utilizar 'malware' para localizar a Eric Eoin Marques, el propietario de Silk Road, en Irlanda, desde donde gestionaba la página de venta de drogas. Fuentes policiales, sin embargo, recuerdan que para poder probar un delito en la Internet Oscura sería necesario, a veces, cometer otro, porque cada vez más páginas y foros piden no ya la recomendación de otros usuarios registrados para poder entrar, sino números de tarjetas robadas o claves. 

En los foros reina la desconfianza y cada vez se piden más avales para registrarse

“Los foros cada vez están más estrictos y hay más desconfianza, porque hay mucha policía infiltrada y además están coordinados entre ellos”, explica Mateu.

PORNOGRAFÍA INFANTIL

Según un estudio de la Global Comission of Internet Governance, un 'think tank' dirigido por el exprimer ministro sueco Carl Bildt, la mayoría de las páginas de la Internet Oculta versan sobre drogas. En el 2015 estimaron que era el 16% de un supuesto total de webs que nadie sabe cuantificar. Y que la mayoría de las búsquedas (80%, decían) eran sobre pornografía infantil.  

La Hidden Wiki también lista algunas (pocas) páginas de porno, aunque sí tiendas de muñecas de silicona o foros sobre sexualidad. La mayoría de páginas advierten que no permiten “CP” (las siglas en inglés de pornografía infantil). “Los pederastas no son bienvenidos a la Dark Web y hay voluntad de sacarlos de enmedio. Aquí se puede hacer casi todo, pero hay cosas que no”, advierte Mateu.

El reciente borrado de páginas en Freedom Hosting 2, que fue reivindicado por un grupo que se autovinculó a Anonymous, es prueba de ellos. El colectivo 'hacker' no quiere esta clase de personajes en lo que consideran sus dominios. El 'hosting', sin embargo, volvía a estar operativo este miércoles. A ver cuánto dura.

0 Comentarios
cargando