Ir a contenido

Miles de alumnos perjudicados por el cambio de última hora en la selectividad protestan en change.org

La Generalitat ha establecido que formen parte de la parte general de la prueba asignaturas que los estudiantes contaban con utilizar para subir nota

ERNEST ALÓS / BARCELONA

Estudiantes en el examen de selectividad celebrado en la Universidad de Zaragoza el pasado septiembre.

Estudiantes en el examen de selectividad celebrado en la Universidad de Zaragoza el pasado septiembre. / EFE / JAVIER CEBOLLADA

Los cambios de última hora en las pruebas de acceso a la universidad en Catalunya han descartado la reválida prevista inicialmente por el PP y según la Secretaria d'Universitats i Recerca de la Generalitat de Catalunya "mantienen la misma estructura de ediciones anteriores, tal y como se ha anunciado reiteradamente". Sin embargo, la letra pequeña de la modificación de las PAU comunicada este miércoles puede perjudicar los intereses de muchos estudiantes de segundo de bachillerato, dificultando la posibilidad de obtener las notas altas necesarias para acceder a determinadas carreras, según laos miles de personas que en pocas horas (en la tarde de este viernes ya pasaban de 11.000) han firmado una carta de protesta en change.org con el lema 'Ens juguem el futur: no als canvis d'última hora a les PAU 2017'.

El pasado miércoles, la Secretaria d'Universitats i Recerca de la Generalitat de Catalunya informó de la estructura final de las pruebas de selectividad del 2017 en Catalunya, una adaptación de la normativa general establecida por el Ministerio de Educación. Finalmente, los cambios parecían ser menores: en la parte general de la prueba, que puntúa hasta 10 puntos, los alumnos se deberán examinar de cuatro materias comunes (lengua catalana y literatura, lengua castellana y literatura, lengua extranjera y Historia o Historia de la Filosofía) más una materia vinculada a las materias comunes de opción: Historia y Fundamentos de las Artes, Matemáticas, Latín o Matemáticas aplicadas a las Ciencias Sociales. En la fase específica, los alumnos pueden elegir entre el resto de materias al menos dos asignaturas para subir su nota hasta 14 puntos, pudiendo elegir las asignaturas cuyos resultados computan el doble en el acceso a los estudios universitarios a los que pueden optar. 

SIN INFORMACIÓN OFICIAL

Según fuentes de Universitats, la decisión final, comunicada por carta a los centros este miércoles, no debería haber sorprendido a nadie, ya que se informó de ella incluso en el Saló de l'Ensenyament del año pasado. Según docentes consultados, el hecho de que no hubiese hasta ayer ninguna información oficial hizo que los alumnos se matriculasen haciendo elecciones de asignaturas que ahora pueden penalizarlos.

Según los firmantes de la petición en Change.org, "este cambio de última hora", que obliga al alumno a realizar el examen de una asignatura que corresponde a la modalidad de bachillerato que ha cursado, "por lo que esta quinta asignatura ya no la elige el examinado", les perjudica seriamente.

Un ejemplo concreto: una estudiante de bachillerato que contase con estudiar Administración de empresas y utilizar las matemáticas aplicadas a las ciencias sociales en la fase específica para subir nota y otra optativa en la fase general, ahora se ve obligada a utilizar las matemáticas en la general y puede encontrarse con que no ha cursado otra materia que también pondere al alza en el grado que ha elegido y que pueda utilizar en la fase específica. Según fuentes de Universitats, sin embargo, no hay ningún límite para elegir las asignaturas de la fase específica, se hayan cursado o no (aunque a estas alturas del curso puede resultar difícil prepararse de ellas para presentarse en la selectividad).

CAMBIO DE ÚLTIMA HORA

"Los alumnos de bachillerato llevamos un año y medio preparándonos para el examen y cursando las asignaturas necesarias para examinarnos según el formato anterior. Hemos elegido las materias pensando que podríamos examinarnos de la asignatura que eligiésemos en la parte general y ahora, sin tener en cuenta nuestras necesidades, y a solo cuatro meses de examinarnos, nos informan de este cambio que nos afecta de manera totalmente negativa", dice el escrito.

"Vemos -añaden los impulsores de la petición- un ejemplo claro de esta afectación: algunas personas que se ven ahora con la obligación de examinarse en la parte común de una de las asignaturas que les ponderan el doble, imposibilitando que lleguen a los 12 puntos. Muchas de estas personas competirán contra alumnos que sí optarán a la máxima nota". 

"Pedimos que no nos cambien las normas del juego cuando estamos al final de la partida", insisten, antes de plantear solo dos posibles soluciones. "O la revocación de la reforma, o la modificación de las tablas de ponderaciones".

0 Comentarios
cargando