06 ago 2020

Ir a contenido

TRAGEDIA EN MADRID

Un padre mata a su hija de un año al tirarse con ella por una ventana del Hospital de la Paz

"Te voy a dar donde más te duele", ha exclamado el hombre a su mujer tras una fuerte discusión en referencia a la pequeña Damaris

Vladimir, el asesino, tenía antecedentes policiales por violencia machista

MANUEL VILASERÓ / MADRID

Declaraciones del portavoz de emergencias 112 de la comunidad de Madrid, Javier Chivite / EUROPA PRESS

Un griterío ha desatado la alarma del personal sanitario del servicio de Pediatría del Hospital La Paz poco después de la hora del desayuno. Una pareja se había enzarzado en una violenta discusión, pero cuando los enfermeros han entrado, solo han llegado a tiempo de contemplar como el hombre se arrojaba por la ventana con un bebé en brazos tras gritarle a su pareja “¡Me la has jugado!, ¡Me la has jugado!. Te voy a dar donde más te duele”. La niña, de nombre Damaris y un año de edad, ha fallecido casi al instante. Él, tras varios intentos de reanimación. Con la pequeña, desde el 2013 son ya 16 los niños asesinados al ser usados por los maltratadores como armas contra su pareja. Víctimas infantiles ‘colaterales’ de la violencia machista.

Vladimir V, un chileno de 27 años, tenía registrados siete antecedentes policiales por pequeños delitos, aunque solo uno por maltrato a una anterior pareja. No figura ninguna denuncia previa de la madre del bebé. Es más, ante la policía y aún en estado de ‘shock’ tras ser atendida por una crisis de ansiedad, la mujer ha descrito la relación con el asesino de su hija como “normal”, tras asegurar que nunca hubiera pensado que fuera capaz de hacer lo que ha hecho.

NACIMIENTO PREMATURO

La familia vive en el modesto barrio madrileño de Villaverde. Desde que la pequeña nació prematuramente se convirtió en el centro de la vida de su madre, de nacionalidad española. Damaris estuvo ingresada varias semanas en la unidad de grandes prematuros de Neonatología del mismo Hospital de La Paz. La sacaron adelante con solo algunas secuelas sin importancia, lo que la obligaba a visitar con frecuencia el hospital.

El jueves fue dada de alta tras estar ingresada una semana por una cardiopatía leve, a causa de la cual estuvo en cuidados intensivos. La familia se organizó para pasar a recogerla a primera hora de la mañana. Hasta que la discusión ha derivado en tragedia. Vladimir se ha arrojado por la ventana con la niña a un patio interior desde la primera planta del Hospital Infantil, lo que equivale en realidad a una cuarta planta. 12 metros de altura, según el portavoz del servicio de Emergencias 112.

VENTANAS ABIERTAS

La ventanas del Hospital La Paz se abren a voluntad, como ocurre en muchos otros centros sanitarios. A veces se hace imprescindible cuando la climatización de un edificio tan antiguo (más de 50 años) falla. Sólo en el edificio de Psiquiatría no está en manos de los enfermos darle al pestillo. En Pediatría lo único que se ha adaptado es la altura, para que los niños no puedan alcanzarlas. Algunos trabajadores han comentado que no es la primera vez que una persona fallece en ese centro tirándose desde una ventana.

El personal que ha atendido a la niña desde que nació está “destrozado”. Muchos empleados se percataron de que algo grave pasaba cuando oyeron “un golpe seco”, “estremecedor”, en el patinillo, un rectángulo descuidado y en obras, con escombros. Los mismos trabajadores del hospital han explicado que conocían que la relación era conflictiva, pero nunca sospecharon que pudiera llegar hasta ahí. Igual que la madre. 

Igual quizás que le sucedió en el 2011 a Ruth Ortiz, la madre de los pequeños Ruth y José, protagonistas del precedente más mediático de esta perversa modalidad de violencia. Su marido, José Bretón, cumple ahora condena por haber matado y calcinado a su dos hijos como venganza después que la madre le mostrara su intención de divorciarse.

DESPROTEGIDOS

A partir del 2013, el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad ha recogido estos casos en las estadísticas. Por años, seis menores fueron asesinados en el 2013, cuatro en el 2014, cuatro en el 2015 y uno en el 2016. En último este año todavía hay un caso en investigación en Vitoria (Álava), lo que podría hacer crecer aún más la cifra. En algunos de estos casos, incluso la madre había interpuesto una denuncia contra su pareja o expareja.

Antes de que el ministerio aceptara el cambio criterio, la Federación de Asociaciones de Mujeres Separadas y Divorciadas venía recogiendo los datos por su cuenta desde 1999. Desde entonces y hasta el 2012 –periodo que no cubre el ministerio–, habían sido asesinados 72 menores, que sumados a los 16 últimos darían un total de 88 en poco más de 18 años.

La última ley de la infancia, aprobada en el 2015, supuso un gran avance en el reconocimiento de derechos de los menores víctimas de este tipo de violencia. Desde entonces tienen los mismos derechos que las mujeres, han pasado a considerarse víctimas directas. Esta normativa obliga a los jueces a estudiar si conviene o no dictar medidas de protección sobre los niños, un aspecto que hasta ahora solo se contemplaba en casos excepcionales, lo que permitía a muchos padres agresores pasar los fines de semana y las vacaciones con los hijos.

El PSOE pide contenidos de Igualdad en Magisterio

El PSOE ha pedido que se incluya formación sobre violencia machista e igualdad en los grados de Magisterio y en el máster de profesorado para los licenciados de Secundaria, según recoge una moción presentada este viernes en el Senado para su debate en la Comisión de Igualdad.
En su exposición de motivos, la portavoz socialista en esta comisión, Laura Berja, reclama al Gobierno garantizar la formación en Igualdad entre mujeres y hombres a todo el alumnado de Primaria, ESO y Bachillerato.
Por ello, la iniciativa exige incluir formación inicial obligatoria sobre coeducación, igualdad de género y violencia machista para profesores de todos los niveles, tanto en la carrera de Magisterio como en el máster de Educación Secundaria necesario para impartir clases. También propone que estos últimos estudios recojan contenidos y metodologías sobre educación para la convivencia.