Ir a contenido

Las políticas sociales encabezan las quejas al Síndic

Rafael Ribó presenta el informe anual en el Parlament

Mónica, una afectada por la pobreza energética, en su casa de Barcelona..

Mónica, una afectada por la pobreza energética, en su casa de Barcelona.. / ALBERT BERTRAN

Las políticas sociales de las diferentes Administraciones representan el 33,9% del total de quejas presentadas al Síndic de Greuges durante el año pasado. Las cifras representan un incremento de casi 4 puntos respecto al año 2014. Los datos se recogen en el informe anual de la institución, que se ha presentado este miércoles en el Parlament de Catalunya. El Síndic, Rafael Ribó, ha explicado que "muchas familias continúan en situaciones vulnerables, lo que tiene un impacto directo sobre los servicios sociales, la salud, la educación y el acceso a la vivienda".

El informe refleja que el segundo motivo de preocupación de los ciudadanos son las políticas territoriales (24,7%). Por ello, ha instado a la Cámara catalana a legislar para evitar las agresiones a espacios naturales. Ribó ha afirmado: "No hemos aprendido suficiente que un territorio agredido es irreversible".

LEY DE DEPENDENCIA

El Síndic ha explicado que gran parte de las quejas presentadas son por la deficiente aplicación de la ley de dependencia, la situación de las personas sin hogar o por el procedimiento de devolución del euro por receta médica. Respecto a la vivienda, la institución ha detectado una carencia de actuaciones preventivas y una "cierta descoordinación entre la actuación de los servicios sociales, de los servicios de vivienda y de los de promoción económica, sobre todo en el ámbito municipal".

Ribó ha solicitado crear o ampliar servicios públicos para que puedan intervenir en el ámbito del alquiler de viviendas privadas. "Echamos de menos instrumentos legales que sirvan para abordar las segundas oportunidades". Además, ha reconocido que la situación se ha agravado a raíz de los recursos que presentó el Gobierno central a la ley catalana 24/2015 de vivienda y pobreza energética.  

Los usuarios también han presentado quejas contra las suministradoras de servicios básicos: 358 contra las empresas eléctricas, 230 contra las compañías telefónicas, 105 contra Gas Natural y 62 contra las suministradoras de aguas.