Ir a contenido

meteorología

Las nevadas de enero auguran la mejor temporada de esquí de los últimos años

Las precipitaciones seguirán hasta el sábado en cotas altas y garantizarán importantes reservas de agua para los embalses

FERRAN COSCULLUELA / BARCELONA

Calles nevadas en Camprodon, el pasado jueves.

Calles nevadas en Camprodon, el pasado jueves. / JOAN CASTRO / ICONNA

Las nevadas de esta semana, sumadas a las de hace 15 días y, muy especialmente, las que se están produciendo este viernes (y que han causado retenciones de hasta 40 kilómetros en la C-16) en y continuarán mañana sábado en las cotas altas de la vertiente sur del Pirineo, van a garantizar unas importantes reservas de agua en las cuencas hídricas del Ter y el Llobregat, los ríos que alimentan al área metropolitana de Barcelona.

Pero además, las estaciones de esquí van a ver más que cumplido el conocido refrán ‘año de nieves, año de bienes’, porque en algunas estaciones como La Molina no tenían semejantes gruesos en sus pistas desde 1992, según ha explicado el director de las instalaciones, Toni Sanmartí. 

Las previsiones de la temporada son “óptimas”. Fuentes de Ferrocarrils de la Generalitat de Catalunya (FGC), que gestiona las estaciones de La Molina, Vallter 2000, Vall de Núria, Espot y Port Ainé, han confirmado que están “en el mejor momento de la temporada”.

GRUESOS EN LAS PISTAS

Este fin de semana podrán abrir todo el dominio esquiable y las cinco estaciones estarán abiertas al 100%. Con las actuales acumulaciones de nieve, de entre 70 cm en las cotas bajas  y 170 cm en las altas, calculan que podrán alargar la temporada hasta Semana Santa, que este año cae casi a mediados de abril.

Cuidado con los aludes

Además de garantizar una magnífica temporada, las copiosas nevadas ayudan a las estaciones de esquí a optimizar costes, porque ya no necesitan fabricar nieve artificial y disponen de abundantes reservas de agua para su consumo. No obstante, también hay un aspecto negativo, y en este caso es el riesgo de aludes. Un peligro que sobre todo acecha a los aficionados que se aventuran fuera de pistas, ya que en las estaciones disponen de sistemas para evitar y prevenir las avalanchas en sus instalaciones.

“Además, entre este viernes y mañana sábado esperamos que caigan otros 70 centímetros de nieve. La temporada solo se podría estropear si en las semanas posteriores cayera agua, pero mucha agua”, dice Sanmartí, que confirma que va a ser una de las mejores temporadas de los últimos 25 años.

El caso es que este mes de enero está siendo algo atípico desde el punto de vista meteorológico, ya que lo más habitual es que a pricipios de año predomine el tiempo anticiclónico y haya pocas precipitaciones. Sin embargo, en lo que llevamos de año ya se han sucedido diferentes episodios con abundantes lluvias y nevadas.

Entre los pasados 13 y 16 de enero ya se registraron nevadas en numerosos puntos de Catalunya, posteriormente, entre los días 17 y el 19, llegó una ola de frío. Más tarde hubo un temporal marítimo, ente el 19 y el 23 de enero, y esta semana se han producido dos importantes nevadas. La primera de ellas en cotas medias y bajas del Pirineo oriental (Ripollès y Cerdanya) y, a partir de hoy y el sábado, en cotas altas (a partir de los 1.300-1.400 metros) del Pirineo occidental, con unos gruesos previstos de entre 30 y 40 centímetros.

ACUMULACIÓN DE NIEVE

“Estas nevadas, sumadas a las que tuvieron lugar entre el 13 y el 16 de enero, días en los que hubo unas importantes precipitaciones en el Pirineo, han propiciado que haya una acumulación de nieve de diferentes episodios y que a final de enero también haya grandes gruesos en el Prepirineo y en la vertiente sur del Pirineo", han precisado fuentes del Servei Meteorològic de Catalunya (SMC).

Además, lo más importante está por llegar, ya que las nevadas que se han producido a mediados de esta semana, a pesar de que han dejado gruesos importantes en localidades como Sant Pau de Segúries (22 centímetros), Bagà (20 centímetros) o Puigcerdà (19 centímetros), se han producido en cotas medias y bajas, que no tienen gran impacto desde el punto de vista de las reservas de agua.

“Lo importante es que nieve en cotas altas del Pirineo y en la vertiente sur, porque es allí, con el frío, donde se mantiene almacenada la nieve todo el invierno hasta su fusión en primavera”, han precisado desde el Meteocat.

Para darle la mejor experiencia posible estamos cambiando nuestro sistema de comentarios, que pasa a ser Disqus, que gestiona 50 millones de comentarios en medios de todo el mundo todos los meses. Nos disculpamos si estos primeros días hay algún proceso extra de 'login' o el servicio no funciona al 100%.