Ir a contenido

LOS RIGORES DEL INVIERNO

El termómetro baja en Catalunya por debajo de los -20 grados

Las heladas han sido generales en casi todo el territorio, incluidas zonas elevadas de la ciudad de Barcelona

Las capitales han marcado la mínima del invierno con 2º en Barcelona, -3º en Tarragona, -7º en Lleida y -8º en Girona

Idoia y Silvia, de Bilbao, se hacen un selfie en Viella. / RAMON GABRIEL/DEFOTO

Idoia y Silvia, de Bilbao, se hacen un selfie en Viella.
Aspecto de la N-230 dirección a Viella, a la altura de Bono.
La iglesia de Santa Anna, en Barcelona, acoge estos días a personas sin hogar.
Abrigados camino a la escuela en el barrio barcelonés del Guinardó, en el primer día de la ola de frío.
Un vecino de Manresa, en el paseo Pere III, protegido ante las bajas temperaturas.
El termómetro de una farmacia de Manresa marca los -7 grados.
Un rebaño de ovejas en el municipio de Llessui (Pallars Sobirà).
Una pagesa de la Horta de Sant Joan protege las verduras del frío.
Coches nevados en la Collada de Toses.
Transeúntes abrigadas en el passeig Lluís Companys.

/

La ola de frío siberiano ha llegado esta mañana a su punto culminante en Catalunya con temperaturas bajo cero en prácticamente todo el territorio, salvo buena parte de la costa, y temperaturas extremas en los valles del Pirineo y el Prepirineo, que se han situado holgadamente por debajo de -10º. En la ciudad de Barcelona, los termómetros han marcado la mínima del invierno con temperaturas de entre 0 y 2 grados, dependiendo del observatorio.

En líneas generales, una vez el viento ha encalmado, las temperaturas han caído entre 4 y 12 grados con respecto a la víspera, excepto en las cumbres del Pirineo, según ha informado el Servei Meteorològic de Catalunya (SMC-Meteocat). Se trata del episodio de frío más intenso desde febrero del año 2012.

En muchas localidades, no obstante, el ambiente soleado, la escasa humedad y la ausencia de vientos intensos han hecho del día una jornada más llevadera que el martes. Lo que sí se han observado son bellas estampas de carámbanos, piscinas y rieras heladas. 

En el aeródromo de Das, en la Cerdanya, se ha registrado a las siete y media una temperatura de -21,6º, lo que constituye la mínima de todo el invierno en la red de estaciones automáticas del Meteocat, inferior incluso a los -19,7º que se midieron el martes en Boí (cota 2.535 metros). El récord en Das, una estación meteorológica con 16 años de historia, encajonada en un paraje especialmente propenso a las bajas temperaturas, se alcanzó en diciembre del 2001 con -22,6º. 

En todo el Pirineo y zonas próximas las temperaturas han sido de riguroso invierno. En Barruera (Vall de Boí, Alta Ribagorça), por ejemplo, se ha llegado a -17,1º, mientras que en Puigcerdà y Martinet, ambas en la Cerdanya, la mínima ha sido de -15º. Destacan también los -13º de Prades y los -12º de El Pont de Suert, Bagà o Vielha. Otras mínimas reseñables han sido -7º en Lleida, -8º en Girona y -8º en Vic, en todos los casos la más baja del invierno actual. 

BAJO CERO EN LA LÍNEA DE COSTA

En algunos puntos de la costa también se ha traspasado la línea de los cero grados, como el observatorio de la Zona Universitària de Barcelona (-0,4º), mientras que en Tarragona se ha llegado a -3º, lo mismo que en Malgrat de Mar. 

En Barcelona-Raval, observatorio utilizado como referencia para el centro de la ciudad, la mínima ha sido de 2,8º a las 6.43 horas, aún lejos de los 0,6º de febrero del 2012, que constituyen el récord de la joven estación (instalada en el año 2005 en la facultad de Geografía e Historia de la UB). También en Barcelona, aunque cerca del Tibidabo, el Observatorio Fabra ha registrado una mínima de -0,8º, la más baja desde febrero del 2015 (-1,3º).

Las temperaturas se han recuperado a mediodía, con máximas en el sur que han llegado a superar los 10º, como en Tarragona o Cunit, pero la próxima madrugada se espera una reedición de los valores de la pasada madrugada. De hecho, en todas las comarcas excepto las litorales, el Meteocat mantiene activado para el jueves un aviso de riesgo meteorológico en el nivel rojo, el máximo en una escala de 0 a 3.  El frío se prolongará hasta el fin de semana, aunque con una clara tendencia al alza.

Según el Serve Català de Trànsit (SCT) por la tarde aún había dos carreteras cortadas al tráfico: la C-28 entre el refugio de Ares y Baqueira (cerrado el puerto de la Bonaigua por riesgo de aludes) y la BV-4024 entre Bagà y Coll de Pal (nieve acumulada y viento). En la C-28 en Alt Àneu es obligatorio usar cadenas.

Al margen de las temidas heladas negras, que han afectado a algunos cultivos de invierno como las alcachofas de El Prat, desprovistas de la protectora capa de humedad, no se han reportado incidencias reseñables más allá de pequeños cortes en el suministro eléctrico en Tortosa, Barcelona y Badalona. Todos los colegios de los municipios del Pirineo que suspendieron las clases el martes han vuelto a la normalidad.