Ir a contenido

EL PROBLEMA DE LA CONTAMINACIÓN

Un nuevo decreto obligará a ganaderos y agricultores a informar sobre purines

Deberán declarar anualmente los kilos de nitrato que se generan en las explotaciones y cuántos se aplican al suelo

Cerdos en una granja de Ivars d’Urgell.

Cerdos en una granja de Ivars d’Urgell. / MARTA RAICH

Un nuevo decreto de la Generalitat que se aprobará en el primer trimestre de este año o como mucho en el primer semestre obligará a ganaderos y agricultores a declarar anualmente los kilos de nitrato por purines que se generan en las explotaciones y cuántos se aplican al suelo.

La 'consellera' Meritxell Serret ha asistido este viernes a una jornada sobre fertilización en Girona y ha anunciado la puesta en marcha de este nuevo marco normativo, que responde a las críticas sobre contaminación de acuíferos a consecuencia del abono con el que se tratan los cultivos.

Serret ha detallado que el objetivo del decreto es mejorar el control y la administración de los purines con esas declaraciones anuales que obligarán a ganaderos y agricultores a "corresponsabilizarse" de este asunto.

Se trata de una estrategia integral de fertilización orgánica, algo que, según la 'consellera', equivaldrá a "más recomendaciones, herramientas e inversiones para mejorar la alimentación de los animales y el manejo de las deyecciones".

MÁS ANALÍTICAS

Otro gran eje del decreto pasa por optimizar la aplicación al suelo de los purines con medidas que aumenten el conocimiento de los agricultores como un incremento de analíticas del suelo y del abono para adecuar la cantidad de purines a las necesidades de la tierra y del cultivo.

Además, la normativa irá acompañada de unos presupuestos que contemplarán líneas de apoyo para su puesta en marcha, después de quince años de desarrollo de unos planes de fertilización que arrancaron en Girona y cuyo aniversario ha motivado la jornada de este viernes en el Instituto de Investigación y Tecnología Agroalimentaria de La Tallada d'Empordà.

Meritxell Serret ha explicado que se trata de instaurar "un modelo que armonice agricultura y ganadería", desde el conocimiento después de todo este tiempo de estudios de que "los abonos orgánicos suponen eficiencia económica, mejoran las producciones y ayudan a gestionar mejor los suelos y prevenir contaminaciones de agua".

Diversos expertos han expresado en esta jornada que los planes de fertilización aplicados estos años arrojan indicios de que donde comenzaron antes se ha invertido la tendencia de crecimiento de nitratos en acuíferos.

El uso de deyecciones para la agricultura, según los ponentes, mitiga el cambio climático y el reto de futuro es el de desarrollar estrategias de abono a largo plazo de base orgánica en entornos de elevada carga ganadera bajo un estricto control medioambiental.

La jornada ha servido también para poner en valor el efecto de los proyectos europeos Life en este campo, que han permitido desarrollar herramientas de detección a distancia en fertilizaciones.