08 abr 2020

Ir a contenido

NIÑOS PRODIGIOS EN YOUTUBE

MikelTube: "Si hay malas notas, se acabó el canal"

Dos pequeños de Sant Adrià han conseguido con sus campanadas la mitad de visitas que TVE en Youtube

CARMEN JANÉ / BARCELONA

MIkel y su hermano Leo, con la carátula de su canal de Youtube.

MIkel y su hermano Leo, con la carátula de su canal de Youtube. / ADRIANA DOMÍNGUEZ

Una pierna rota fue el origen de Mikeltube, el canal de dos hermanos de Sant Adrià que se está convirtiendo en uno de los de más éxito en el Youtube infantil. Fue en agosto del 2015, cuando la madre, Jessica, se rompió la pierna y el percance dejó a la familia sin vacaciones. "Estábamos aburridos y el niño solo me pedía Youtube. Así que le dije que si quería le grababa, pero que tenía que hacer algo. Había un Lego Minecraft por abrir y con eso hicimos el primer vídeo", explica José Miguel, el padre de los niños. Con un ordenador viejo y programas que encontró por internet hizo una edición muy sencilla que, confiesa, le llevó tres días hasta que le pilló el truco. 

Mikel tiene ahora siete años y su hermano Leo, tres. Su canal cuenta ya con más de 205.000 suscriptores y 89 millones de visionados de sus vídeos. Enseñan juguetes, cromos, sobres sorpresa, visitan parques infantiles, aceptan retos de otros chavales o explican salidas familiares. Todo con más voluntad que experiencia, según sus padres. 

Los vídeos de los niños se han convertido en una actividad familiar del fin de semana 

La producción audiovisual se ha convertido en una actividad familiar de fines de semana en la que la madre graba y el padre edita. Hasta el pequeño Leo participa ya desde el tercer vídeo del canal, porque no hubo forma de quitárselo de la cabeza. "Es un niño tímido pero le sale el desparpajo cuando se pone ante la cámara", explica su madre.

El éxito fue inmediato. “Hubo muy buena reacción del entorno por el vídeo, incluida su profesora. En el colegio hay otros niños de la edad de Mikel que también tienen canal”, comenta Jessica. En febrero, seis meses después, ya tenían 3.000 suscriptores.

Los niños, afirman sus padres, graban “como mucho” dos horas a la semana aunque admiten que si hay una novedad muy urgente, lo hacen antes. “Y si no tiene ganas, no hacemos nada. Tiene otras actividades, como fútbol y taekwondo, y Mikel saca buenas notas. Si son malas, ya sabe que el canal se acaba. Y lo que ganan es para cuando sean mayores”, afirma Jessica con el asentimiento resignado de su hijo. De momento han dado hasta las Campanadas con su prima Lola (colaboradora ocasional) vestidos, esta vez sí, con pajarita y traje de fiesta. Llevan la mitad de visitas que TVE con sus 'Campanadas youtubers'.