14 jul 2020

Ir a contenido

"Le decimos que no presuma del canal"

El canal 'Los mundos de Nico' triunfó con reseñas y partidas de los juegos de móvil más populares

CARMEN JANÉ / BARCELONA

Nico con sus padres, Vanessa Basanta y David Segura.

Nico con sus padres, Vanessa Basanta y David Segura. / FRANCESC CASALS

Si tu madre es modelo e 'influencer', con más de 150.000 seguidores en Instagram, y tu padre se dedica al márketing digital, seguir la tradición familiar puede ser tener un canal en Youtube. Nico, con ocho años recién cumplidos, tiene más de 70.000 seguidores en su canal de vídeos y nueve millones de visualizaciones en 'Los mundos de Nico'. Empezó con seis años, mostrando cómo hacía manualidades pero los seguidores le han venido gracias a sus hazañas con 'Pokémon Go' -fue uno de los primeros en reseñar el juego- por Barcelona y 'Clash Royale', los dos últimos grandes éxitos en juegos de móvil.

“El ha jugado mucho, pero en los primeros vídeos usábamos juegos de mesa y no había una temática clara. Y Google quiere que tengas una temática concreta para posicionar bien el canal. Hemos aprendido de errores”, admite el padre, David Segura, que sale en muchos vídeos jugando con su hijo y que ha acabado creando su propio canal, 'Papachetado'. "Nico me ha sacado mi lado más creativo", afirma.

Contrariamente a otros miniyoutubers, en 'Los mundos de Nico' han logrado, según su padre, “un canal de niños para niños” sin hablar de juguetes. Solo de apps y de juegos, más algunas salidas familiares, retos y predicciones de fútbol a partir de los cromos. Publican tres veces a la semana, pero aseguran que a Nico lo de las grabaciones eso no le lleva “más de tres horas a la semana”. “El trabajo se queda para los demás”, ironiza el padre, que es el editor y cámara de la pequeña estrella.

Según su madre, Vanessa Basanta, en cuya cuenta de Instagram también aparece Nico y que también arranca ahora un canal en Youtube, lo importante es “que el niño disfrute y se lo pase bien, porque si disfrutas, transmites, y los resultados vienen solos”. “Pero me gusta mucho”, apunta el niño, que empieza ya a tener sus primeros fans, a ver cómo le paran en la calle o le preguntan sobre qué va a ir el próximo vídeo. “Ya le tenemos dicho que no presuma del canal, y el móvil lo tiene prohibido entre semana”, afirma su madre.

Ahora ya se postulan como pack familiar para agencias de publicidad en los nuevos medios sociales, que, explican, es donde las marcas comienzan a poner sus mayores esfuerzos.  Tienen claro que el suyo es un mercado en el que ya nadie ve la tele.