Ir a contenido

El anuncio del aumento del copago indigna y perocupa a las entidades sociales

La presidenta de la entidades de acción social catalanas critica que se vuelva pensar en recortes

El responsable de la Taula del Tercer Sector acusa a la ministra de falta de rigor

Juan Antonio Martínez y su esposa Joana López, este martes en la puerta de un CAP de la calle de Roger de Flor con Aragó.

Juan Antonio Martínez y su esposa Joana López, este martes en la puerta de un CAP de la calle de Roger de Flor con Aragó. / JOAN PUIG

El anuncio de la ministra de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, Dolors Montserrat, de aumentar el copago de medicamentos a los jubilados con rentas de entre 18.000 a 100.000 euros ha causado preocupación e indignación en las entidades sociales. Aunque la ministra se desdijo poco después en un escueto tuit -140 caracteres- la alarma ya estaba creada.

Teresa Crespo, presidenta de las Entidades Catalanas de Acción Social (Ecas), asegura que una vez más se están reduciendo los derechos de los ciudadanos. "Volvemos a los recortes del estado del bienestar". A Crespo no le convence el argumento de que quien gana más pague más."Eso -apostilló- lo deben aplicar al sistema fiscal y así se evitarían ahorrar en miserias", ha señalado.

Oriol Illa, presidente de la Taula del Tercer Sector de Catalunya, que agrupa a unas 3.000 organizaciones, ha criticado la falta de rigor de las declaraciones de la ministra porque han supuesto "preocupación y desconcierto" en un colectivo castigado por la crisis económica. A su juicio, no es lo mismo que un jubilado cobre una renta anual de 18.000 que de 100.000 euros."Un político no debe generar incertidumbre y menos a un sector al que se le ha congelado la pensión", ha dicho. "El anuncio de la ministra se ha hecho con muy poca seriedad y en el tema de las pensiones es un error político", ha sentenciado.

CRÍTICAS DE LOS PENSIONISTAS

Los jubilados, tanto los que cobran una renta alta como los que no perciben cantidades elevadas, también critican la decisión de Dolors Monserrat. Juan Antonio Martínez Buendía, su esposa, Joana López, y su compañero de quinta Jesús Colás apostillan: "Nadie debería pagar por las medicinas ya hemos cotizado bastante durante los años de trabajo". Tiodos coinciden en que ya ha habido bastantes recortes. "Ya es hora de que nos dejen respirar", argumentan.

La responsable de las Ecas ha explicado que las declaraciones de la ministra de Sanidad parece que son un globo sonda "para ver cómo reacciona la gente. La decisión de subir el copago no está tomada en firme". Sin embargo, la preocupación de Crespo va más allá y se pregunta: "¿Solo se va a modificar el pago en los medicamentos o el copago va a afectar a otros servicios sanitarios?" y añade: "¿Estamos ante reformas más profundas y globales de las pensiones?"

La inquietud de las entidades sociales no es baladí. El temor lo aportan los datos y las peticiones de ayuda. Càritas Catalunya, por ejemplo, ha multiplicado por cuatro las partidas económicas destinadas a cubrir gastos sanitarios que la Seguridad Social no financia o solo lo hace en parte. "No todos los gastos sanitarios están cubiertos a nivel público", ha recordado la entidad. 

OENEGÉS FARMACEÚTICAS

Hay un colectivo de gente que sufre lo que se denomina pobreza severa, pese a los topes en el copago, no puede costear el tratamiento médico y farmaceútico. Las entidades sociales tienen constancia de que hay un grupo de enfermos que demoran o reducen la toma de los medicamentos que les recetan.

La oenegé Banc Farmacèutic ha atendido hasta el pasado octubre, en Barcelona y la localidad de Montcada i Reixac (Vallès Occidental), a más de 700 personas que no podían costearse los fármacos. Las peticiones aumentan: en el 2015 las entidades sociales pidieron a la entidada solidaria cerca de 35.000 medicinas por un valor de 116.000 euros. 

Los trabajadores cuya renta anual oscila entre los 18.000 y los 100.000 euros abonan el 50% del precio de los fármacos. En Catalunya se reduce al 10% cuando el trabajador sufre varias enfermedades crónicas, cobra menos de 24.000 euros anuales y tiene reconocida una disminución. La factura por el gasto de medicamentos en España se redujo de los 11.000 a los 9.200 millones de euros anuales durante el periodo del 2011 al 2014.

0 Comentarios
cargando