Ir a contenido

INVESTIGACIÓN SOBRE UN FRAUDE A CIENTOS DE PERSONAS

El juez fija una fianza de 1,2 millones para los padres de Nadia Nerea

El magistrado sostiene que existen nuevos indicios contra los progenitores, acusados de estafa

El auto judicial detalla que los donativos conseguidos sirvieron para "costear la vida" del matrimonio

J. G. Albalat

Nadia Nerea posa junto a sus padres, Fernando Blanco y Marga Garau.

Nadia Nerea posa junto a sus padres, Fernando Blanco y Marga Garau. / FACEBOOK

El juez de La Seu d'Urgell  que investiga la presunta estafa cometida por los padres de Nadia Nerea, la niña que padece una enfermedad rara, ha fijado una fianza civil solidaria de 1.224.968,19 euros para los progenitores de la menor para cubrir eventuales indemnizaciones a los centenares de personas que hicieron donaciones para colaborar a pagar un supuesto tratamiento de la pequeña. El magistrado apunta que los fondos fueron utilizados para "costear la vida" de los progenitores. Si los padres no abonan esta cantidad, se procederá al embargo de sus bienes. La defensa ha anunciado que recurrirá.

El juez ha fijado esta elevada cuantía de la fianza atendiendo al eventual volumen económico del presunto fraude perpetrado por los padres de la menor, que, según los Mossos, desde 2008 habrían recaudado a través de donativos, 918.000 euros, de los cuales la familia gastó 600.000. Habían semanas que los progenitores llegaron a extraer del banco hasta 10.000 euros. De los donativos, solo quedan en el banco 319.000 euros.

Asimismo, el juez ha confirmado en un auto la prisión para el padre, Fernando Blanco, que se encuentra en la cárcel de Lleida desde el 9 de diciembre. También ha ratificado, con otra resolución, la  suspensión de la patria potestad de los padres sobre la niña.

LUCRO CON LA ENFERMEDAD

El auto de fianza civil señala que de la investigación se desprende que Blanco y su mujer, Marga Garau, en libertad con cargos, “se habrían lucrado de la enfermedad de su hija menor de edad”. Para ello utilizaban la asociación que lleva el nombre de la enfermedad (tricotiodistrofia) y de la menor. El juez sostiene que “cada vez son más los indicios que apuntan a la participación de los investigados” en el presunto fraude y destaca que solo en el mes de noviembre en las cuentas investigadas y bloqueadas se recibieron 150.000 euros.

El juez afirma que el padre de Nerea reconoció que las cantidades recibidas no fueron destinadas a abonar los tratamientos que “servían de excusa para su obtención”. A la vez, resalta dos elementos nuevos “relevantes": un testigo que realizó obras en la tienda de vinos de Blanco ha declarado que este le exigió para abonar los trabajos que la factura figurara a nombre de la Asociación Nadia Nerea. Además, se han encontrado certificaciones de las donaciones a favor de la asociación, firmado por la madre de la pequeña y datados en Mallorca.

La resolución argumenta que, si la recaudación era para tratamientos médicos, resultan de “difícil" encaje gastos en centros comerciales en artículos de "bricolaje, coches, relojes”. Blanco admitió en su declaración que sus ingresos anuales no superarían los 35.000 euros. El juez detalla que le es imposible averiguar en qué centro acudió la menor teniendo tan solo “los sencillos datos” de un tal doctor Smith. Los padres de Nadia no han aportado ni dirección, ni teléfonos, ni fechas. “Lo mismo cabe decidir respecto a los gastos e ingresos de la familia”, recalca.

0 Comentarios
cargando